Saltar al contenido

Reclamar los vicios ocultos en la compra de un vehículo

Casos en los que nos podemos reclamar vicios ocultos en la compraventa de un vehículo.

Es muy habitual entre los compradores de vehículos de segunda mano, no tener conocimientos sobre los derechos y garantías que la ley ampara. En no pocas ocasiones, tras haber adquirido el vehículo y tras el pago del precio pactado, comienzan a salir averías en este, que deben ser reparadas, hasta el punto de que “sale más caro el huevo que la gallina”. Desde el despacho de abogados reclamatorlawyers aconsejan un buen asesoramiento y una posterior reclamación de vicios ocultos en la compraventa de vehículos si fuese necesario.

Compraventa de vehículos entre particulares

En la compraventa de un vehículo realizada entre particulares el vendedor puede responder por los desperfectos o vicios ocultos que presente el vehículo en el momento de la venta. Para ello es necesario acudir al contrato de compraventa y a la interpretación de nuestro código civil.

¿Que es un vicio oculto?


Un vicio oculto es un defecto grave que afecta al vehículo y que no está a la vista, el cual pudiera hacer impropio el uso del mismo o disminuye de forma significativa su valor, de tal manera que de haberlo conocido el comprador no hubiera realizado la transacción o habría pagado un precio inferior.

Su regulación legal se encuentra en el articulo 1484 y siguientes del Código Civil, encontrando entre otros lo siguiente:

El vendedor estará obligado al saneamiento por los defectos ocultos que tuviere la cosa vendida, si la hacen impropia para el uso a que se la destina, o si disminuyen de tal modo este uso que, de haberlos conocido el comprador, no la habría adquirido o habría dado menos precio por ella; pero no será responsable de los defectos manifiestos o que estuvieren a la vista, ni tampoco de los que no lo estén, si el comprador es un perito que, por razón de su oficio o profesión, debía fácilmente conocerlos”.

Plazo para reclamar los vicios ocultos de vehículo

Para exigir el saneamiento de los defectos o vicios ocultos el comprador dispone de un plazo de 6 meses a contar desde la entrega del vehículo, sin que el hecho de que no fueran conocidos por el propio vendedor exima a éste del saneamiento. Dicho de otro modo, el comprador podrá exigir al vendedor el saneamiento de un defecto que ni el mismo vendedor conocía o presumiblemente lo hacía, en el momento en que vendió el vehículo, el cual a su parecer funcionaba perfectamente.

Diferencias entre vicios ocultos y la garantía del vehículo


El plazo de seis meses para ejercitar este tipo de acción de saneamiento no debe ser confundida con la garantía, pues el saneamiento solamente afecta a aquellos defectos que el vehículo tenía en el momento de la entrega. Diferente es la garantía del vehículo, la cual cubre o debería cubrir los desperfectos que puedan surgir posteriormente a la venta del vehículo por el uso normal de este.

Requisitos para reclamar vicios ocultos en vehículos

Si has adquirido un vehículo que tiene defectos o desperfectos graves cuyo coste de la reparación es elevado o lo hacen inservible, los abogados especialistas en reclamaciones de vicios ocultos defenderán tus derechos. Los requisitos principales que se deben cumplir para ejercitar la acción de saneamiento del vicio oculto son los siguientes:

  • 1.      Que el vicio o defecto en el vehículo no esté a la vista.
  • 2.      Que el comprador no hubiera sido capaz de detectarlo fácilmente cuando se hizo la compra.
  • 3.      Que el vicio o defecto fuera preexistente en el momento de la venta.
  • 4.      Que se ejercite la acción dentro de los 6 meses posteriores a la entrega.

Para el supuesto de cumplirse con los requisitos, el comprador podrá optar ente desistir del contrato con devolución del importe abonado y de los gastos sufridos, o bien una reducción en el precio coherente a los gastos sufridos. Además, en caso de que se demuestre que el vendedor conocía perfectamente los defectos reclamados, el comprador tendrá derecho a ser indemnizado por los daños y perjuicios que le pudiera ocasionar la rescisión del contrato.