Saltar al contenido

¿Es un SUV más seguro? Desmontando el mito

Los SUV se han convertido en un éxito gracias a diferentes mitos que no siempre son verdad. 

No. Así de claro y radical quiero empezar este artículo sobre la supuesta más seguridad de los SUV. Obviamente os debo una explicación y a lo largo de estas líneas la tendréis.

Antes de nada quiero dejar claro lo que es un SUV. Hace 15 años no era más que un todoterreno, un coche preparado para superar obstáculos en los terrenos más irregulares, pero hace 10 años pasó a ser un vehículo derivado de un todoterreno que, todavía, mantenía bastantes similitudes estructurales y dinámicas con ellos, aunque ya empezaba a dibujar un camino algo diferente y enfocado hacia otras situaciones o circunstancias. Este camino empezó a coger forma hasta hoy, donde nos encontramos con unos vehículos con aspecto campero pero que el 99,99% de sus compradores lo utilizan para subir un badén o un bordillo mientras esperan para recoger a sus hijos en el colegio.

Hasta ahí todo bien, pero ¿Por qué la gente se compra SUV? Si le hacéis esta pregunta a un comprador lo más probable es que os conteste sobre el tema de la seguridad, defendiéndose, sobretodo, por la altura de su vehículo, aunque también os pueda salir con el tema del espacio. De este último ya hablaremos otro día ya que también es una ilusión óptica con argumento fácil con el que las marcas juegan sus cartas.

seat-ateca-adictos-a-la-gasolina

Pero bien, vamos a la seguridad. ¿Es un SUV más seguro que una berlina, compacto, familiar, etc.? No. Sólo hay una situación en la que sí que se podría considerar más seguro y es en un impacto frontal. Los coches normales están preparados para recibir golpes de otro coche de igual o similar altura, pero los SUV les sorprenden ya que al ser más altos pueden hasta montarse en el capó del turismo y eso supone un riesgo mayor para los ocupantes. Aún así, esto cogerlo con pinzas ya que esta definición era totalmente válida hace unos años pero ahora los SUV pequeños y medianos no difieren mucho en altura de una berlina, por ejemplo.

Pero hasta ahí la única “virtud” en seguridad, se acabaron las alabanzas. Un SUV no es más seguro y ahora os explico el porqué. Primero de todo por su masa y su altura; antes hemos hablado bien de su altura, pero ahora hablaremos mal. Como sabéis los SUV son más pesados (además de más elevados) que un coche y esto es una clara interferencia para su comportamiento dinámico. Su centro de gravedad es más alto, lo que supone un peligro mayor de vuelco. Además, su peso tampoco ayuda ya que merma su agilidad y reacción ante un peligro. Si por lo que sea damos un volantazo con un SUV, notaremos que tarda más en reaccionar que un coche normal y que, además, produce un balanceo excesivo que bien podría terminar con las patas arriba, aunque hoy en día con los controles de tracción y estabilidad resulte más complicado acabar de esa forma. Asimismo, el mayor peso también se convierte en un enemigo para las frenadas ya que si hemos de realizar una brusca, tendremos que pisar el freno antes que un coche normal ya que nuestro SUV tardará más en pararse.

gama-suv-jeep-adictos-a-la-gasolina

Pero el punto más interesante es la actitud del conductor. Generalizando, el SUV dispone de un mayor campo de visión dada su altura pero, cuidado, que esto juega en nuestra contra. En esa situación nos creemos más dueños de la carretera y superiores al resto de vehículos (hasta que nos adelanta un camión) y eso condiciona nuestra conducción. Generalmente he visto muy poca atención a lo que sucede alrededor del conductor del SUV y, consecuentemente, esto se ha traducido en situaciones de cierto riesgo y creo que esto es producto de esta percepción de a mayor altura más seguro voy.

Con todo esto no quiero decir que los SUV sean inseguros, para nada, pero quiero dejar claro que cuando os digan aquello de “compre un SUV porque es más seguro” o “me he comprado un SUV porque es más seguro” podáis decirles que no es verdad y que no os engañen, aunque por desgracia hoy en día la gente sólo sigue la corriente para aparentar igual o más que el del lado, y de ahí el indiscutible éxito de los SUV.