Saltar al contenido

Prueba Triumph Bonneville T120 Black

Una moto con el carisma intacto.

Cuando me dijeron que esta semana tendría en mis manos la nueva Triumph Bonneville T120 Black, fue una explosión de júbilo por conducir una moto con tanta historia como esta. La ‘Bonnie’, asi se apellida de manera cariñosa, nació en 1959 en Inglaterra y su camino ha estado ligado al mundo del estilo y el cine, en los años 70 actores como Steve McQuenn, Marlon Brando o Jame Dean se montaron a lomos de la Triumph. Desde el nacimiento de Triumph en 1902 con su primera motocicleta, la actividad en la fábrica de Hinckley se ha mantenido fiel a su pasión por la tradición, la innovación y los detalles.

Estilo clásico al poder.

La Triumph Bonneville T120 es una de las novedades de 2016 y una de las tres integrantes de la nueva saga ‘modern classsic’. Se trata del modelo intermedio de la familia, escoltado por un lado por la Street Twin, la moto de acceso enfocada a una clientela joven, y, por otro por las Thruxton y Thruxton R, más caras y dirigidas a usuarios con más experiencia.

Si miramos en el túnel del tiempo, el espíritu se mantiene intacto, solo los faros led, el foco delantero o las piñas de los mandos son elementos del siglo XXI, el resto se esfuerza por parecer antiguo y prácticamente lo consigue.

El cuadro de mandos es una doble esfera con una pequeña pantalla que nos mostrará el modo de conducción y el nivel de gasolina, entre otras características. En la esfera derecha tenemos el tacómetro y en la otra el velocímetro. Todo ello rodeado con un marco cromado muy llamativo.

Triumph-bonneville-t120-cuadro-adictos-a-la-gasolina
Prueba Triumph Bonneville T120 Black

El resto de la moto sigue la misma línea, casi podemos palpar el cariño que Triumph pone en cada una de sus motos. Motor con aletines, suspensiones convencionales, escapes peashooter, depósito, asiento, llantas… Clasicismo a doquier y un hondo calado retro para una moto con las prestaciones y seguridad de hoy en día.

La nueva Triumph Bonneville T120 se va a comercializar en dos versiones, una estándar con cuatro variantes de color, y otra, con el apellido «Black» y que destaca por incorporar la mayor parte de sus elementos en negro, incluyendo motor, escapes, cercos de llantas, etc, además de tapizado marrón en el asiento. La nueva Triumph Bonneville T120 está diseñada para regresar a la imagen y el espíritu de la original Bonneville de 1959.

Un motor actual para la Bonnie más potente.

Triumph ha decidido renovar por completo el motor, anteriormente equipaba un motor bicilíndrico de 865cc que ha sido reemplazado por el 1200cc de 80cv y 105 Nm de par disponible desde las 3100 rpm (18% más de potencia y 54% más de par). A este motor le combinamos una sofisticada inyección electrónica, acelerador Ryde by wire y el cigüeñal calado a 270º, que otorga a la moto un carácter totalmente nuevo y con seis velocidades.

La Triumph Bonneville T120 es una moto compacta y su peso no es demasiado elevado (declara 224 kg en seco). Su asiento tampoco es demasiado alto y se mueve bien en espacios pequeños, por lo que es sencillo manejarse con ella a baja velocidad.

Triumph-bonneville-t120-lat-adictos-a-la-gasolina
Prueba Triumph Bonneville T120 Black

Un dato interesante es que se ha conseguido un ahorro de combustible de un 13% respecto al anterior modelo y un distanciamiento entre revisiones (16.000 km) muy de agradecer para el día a día.

Una clásica con garra y para uso diario.

La idea de Triumph al desarrollar la Bonneville T120 ha sido la de hacer una moto bonita y, al mismo tiempo, práctica y sencilla de utilizar, con una buena respuesta al puño del acelerador y capaz de llevar a dos personas sin problemas.

En ciudad, las T120 son unas motos estupendas con una facilidad de manejo sólo mejorada por las más sencillas Street Twin. Aun así el comportamiento es excelente y siguen haciendo gala de un motor suave, progresivo y sin vibraciones que se deja notar desde abajo. En cuanto abres el gas en primera o segunda, te encuentras con una patada potente pero controlable y con un sistema de control de tracción que puedes desconectar. Se encuentra muy a gusto rodando entre 3.000 y 5.000 rpm, pero puedes subirla hasta el corte y no pierde empuje. 

Tienes dos modos de conducción, Road y Rain. El modo Rain entrega la misma potencia máxima que la opción Road, pero para una misma apertura de gas ofrece menos par. De este modo, la respuesta es menos agresiva en marchas cortas, idónea para asfaltos en mal estado.

Saliendo a carretera abierta, enseguida notamos la diferencia de prestaciones con respecto a la generación anterior. El propulsor se comporta de manera mucho más solvente y la linealidad de la entrega de potencia se hace palpable a lo largo de todo el recorrido de revoluciones.

Triumph-bonneville-t120-lateral-adictos-a-la-gasolina
Prueba Triumph Bonneville T120 Black

Las suspensiones proporcionan 120 mm de recorrido a cada eje y sus tarados apuestan por el confort, por lo que, si la pilotamos con demasiada agresividad, es fácil que se produzcan oscilaciones. Una de las características técnicas que más diferencian a la Triumph Bonneville T120 de sus hermanas es la llanta delantera de 18”. Esta particularidad hace que su tren delantero sea algo menos rápido de reacciones, aunque no es una moto torpe solo que requiere algo más de anticipación a la hora de afrontar las curvas.

La frenada va en consonancia con el resto y han tomado la acertada decisión de dotar al eje delantero de un doble disco de 310 milímetros para detener el conjunto de forma rápida y segura gracias al ABS de serie.

El consumo se beneficia de la mayor cilindrada y potencia, homologa 4,5 litros a los 100 km/h. En nuestra prueba llegamos a bajar alguna vez esa cifra que unido a los 14,5 litros de su depósito hacen de esta Triumph una moto con bastante autonomía.

Conclusión.

La línea de la nueva Triumph Bonneville T120 es fiel a la herencia de este mítico modelo, con el radiador bien escondido, los relojes clásicos o las llantas de radios entre otros muchos detalles. Está disponible en los siguientes colores: Cranberry Red/Aluminium Silver, Jet Black/Pure White, Jet Black y Cinder Red, más dos de la T120 Black. Su precio parte de 12.100€ y dispone de un catálogo de opciones para personalizarla casi infinito.  Sin duda, un pedazo de historia con tecnología de hoy que hará tus días más divertidos.