Saltar al contenido

Prueba Skoda Superb Sportline, divertido y para toda la familia

Espacio y comodidad, el buque insignia de Skoda se vuelve a superar a si mismo.

 

Antes de empezar, tengo que admitir que siempre he tenido cierta debilidad con el Superb. En casa es el tercero que tenemos y estamos pensando en volver a adquirir otro para cuando toque jubilar el actual. Dicho esto, la intención con el Skoda Superb Sportline era aprovechar que en semana santa Madrid está vacío. Pero con un coche así es difícil resistirse a hacer kilómetros, tan difícil que nos hemos paseado con él por la costa valenciana y tarraconense. La unidad que hemos estado probando venía equipada con un motor 1.8 TSI de 180 cv y cambio manual y parte de los 31.770 euros.

Exteriormente la gran berlina checa ha cambiado.

En el exterior continúa dando la sensación de una berlina muy amplia y señorial, a pesar de que se nota el cambio que ha dado la marca checa. Empezando por el frontal, uno de los cambios más relevantes es la nueva iluminación bi-xenon adaptativa, todo ello acompañado de un contorno negro que le aporta un aspecto de elegancia y profundidad y a la vez le da un aire deportivo. En el paragolpes se encuentran situadas las luces antiniebla y a media altura del mismo están situados los sensores de aparcamiento.

Observándolo de costado es donde más destacan sus renovadas líneas con las que consigue tener un aire deportivo sin perder un ápice de elegancia. En el capó se aprecia una línea más agresiva de lo que estábamos acostumbrados hasta el momento, gracias
a los nervios que recorren el Skoda Superb Sportline hasta la parte trasera. Otro de los detalles con el que se consigue darle ese toque más deportivo e incluso me arriesgaría a decir que es el enfoque de muchas de las miradas, son las llantas. De serie monta unas 18″ que opcionalmente se pueden cambiar a unas 19″ en diseño Vega, estas últimas son las que montaba nuestra unidad de pruebas.

En la parte trasera destacan los faros con tecnología led, los cuales constan de dos partes, una en la carrocería y otra en el portón trasero, el cual ya no se abre en dos partes, de esta forma se ha ahorrado bastante peso y se ha dejado la apertura de portón completo, dejando un espacio de carga más que sobrado. En el paragolpes están incrustados los catadióptricos, los cuales no desentonan nada en el conjunto del paragolpes.

Un interior espacioso y cargado de detalles.

En el interior es donde este coche termina de enamorar, es sobrio pero con un gran toque deportivo y sobretodo, muy cómodo y espacioso. Tiene un diseño que entra por la vista, pero no solo eso, al tacto da una gran sensación de calidad. Empezando por los asientos que son muy ergonómicos y ofrecen una gran sujeción. El volante de tres radios y multifunción ofrece también una gran sensación de calidad, el diámetro del volante es más que correcto y desde los botones que se encuentran en el mismo tenemos acceso a todo el sistema multimedia del vehículo. El sistema multimedia se encuentra presidido por una pantalla táctil de ocho pulgadas que en nuestra unidad de pruebas viene acompañada del sistema de sonido CANTON, el cual consta de 8 altavoces en las puertas, uno en el salpicadero y un subwoofer, sumando en total 570 wattios.

En el centro de la consola central se sitúa el interruptor para las luces de emergencia y dos de las salidas de ventilación. Justo debajo de la pantalla se encuentran los interruptores para el aire y en los laterales del cambio de marchas se sitúan los interruptores encargados de los sensores de aparcamiento, apertura eléctrica del portón trasero, desactivación del sistema Star/Stop y el Mode, en la que podremos elegir el modo de conducción que más se adecúe a nuestra necesidad: Eco, Confort, Normal, Sport e Individual. Delante de la palanca de cambios se sitúa un pequeño hueco en el que podemos llevar nuestro Smartphone y también se encuentra la entrada USB del sistema multimedia.

En las plazas traseras predomina el espacio, en el que pueden ir tres personas en un viaje de mucha distancia con total confort y comodidad. Entre los asientos delanteros y orientados a las plazas traseras se encuentran situadas las salidas de ventilación, un puerto de carga USB y una toma de corriente 220v.

El maletero se resume en una palabra: enorme. Siempre que hago estos viajes aprovecho para ver a la familia y llevarles y traerme cosas. A día de hoy siempre he podido meter todo sin ninguna limitación para ello. Gracias a unas sujeciones que se encuentran guardadas en las puertecitas que dan acceso a los huecos, también puedes traer un par de cajas sin que te vayan bailando por todo el maletero. Lleva incorporada una toma de mechero en el maletero para cualquier circunstancia que nos pueda surgir, en nuestro caso, para mantener la nevera portátil fresquita todo el camino de ida de vuelta.

 

 

«Los pequeños detalles son los que marcan la diferencia» y los de Skoda saben de ello. Tanto en la puerta del conductor como en la del acompañante, nos encontramos un hueco con un paraguas para esos días grises, y para los días más fríos, contamos con una rasqueta en la tapa del deposito.

 

 

Motor y comportamiento.

El motor que equipaba nuestra unidad de pruebas era el 1.8 TSI que rinde 180 CV y 320 Nm. Se trata de un motor muy enérgico con el que divertirse es muy fácil, sobre todo en las recuperaciones. El consumo sorprende gratamente, después de más de 1500 km por ciudad, puertos de montaña y autovía, el consumo medio es de 7.1 litros lo cual para una berlina de 1495 kilos en un viaje con dos personas y equipaje, no está nada mal.

Es un coche que hemos probado 3 veces en diversas versiones, acabados y motorizaciones. Nunca me canso de probarlo y nunca decepciona. Jamás he sido de grandes coches, es más, si me daban a elegir los prefería de tamaño medio, pero desde que probé el buque insignia de la marca checa no lo cambio por otro. Creo que son los mejores en relación calidad/precio y por experiencia personal, son muy duros. Se adaptan genial a ciudad y carretera, y lo mismo vas a la famosa tienda sueca a por muebles y lo llenas, como que te vas a la ciudad y no cuesta nada hacer maniobras con él para aparcarlo.

Sinceramente es un coche que recomiendo a la gente porque hay pocos tan completos y tan duraderos

Galería Skoda Superb Sportline.