Saltar al contenido

Prueba Škoda Fabia Combi 1.2 TFSI 110 cv

Estética, calidad y precio son sus armas.

En Škoda saben hace tiempo que saben hacer las cosas bien, en la década de 1890 empezaron fabricando bicicletas y motocicletas, hasta 1905 que comenzaron a producir coches y su primer modelo fue el Voiturette. La empresa checa su unió a Volkswagen en 1991 y hasta ahora el salto de calidad ha sido espectacular. El Fabia nació en el año 2000 para reemplazar al Škoda Felicia y compartiendo plataforma del Ibiza o el Polo.

El nuevo Škoda Fabia Combi es uno de esos coches que ofrece mucho por poco, un coche funcional, práctico y con una calidad aceptable. El Fabia Combi mide 4257 mm de largo, 1958 mm de ancho y 1488mm de alto. Unas dimensiones contenidas pero que destaca su enorme maletero con 530 litros y si abatimos los asientos llegará a los 1395 litros, cifras muy superiores a la de sus competidores como el SEAT Ibiza ST con 430 o el Renault Clio Tourer con 443 litros. Su competencia tiene unas dimensiones muy parecidas pero el Škoda Fabia Combi les gana con diferencia en el volumen del maletero.

Skoda-fabia-combi-adictos-a-la-gasolina-lateral

Su diseño exterior introduce la línea seguida por la marca en sus últimos modelos, el nuevo logotipo preside su frontal situado en el capó y fuera de la rejilla frontal. En la parte delantera predominan las líneas horizontales que siguen todo su aspecto exterior, aunque su diseño no es muy arriesgado si lo miramos de perfil. En la parte posterior encontramos las típicas luces en forma de C de la casa checa. El techo de cristal panorámico que lleva nuestra unidad de pruebas (opcional 675€) le da un toque especial y mucha luminosidad al interior. Una de los inconvenientes del techo es que no se pueda abrir para poder añadir una mayor polivalencia y practicidad. Para acabar con el exterior, nuestra unidad venia equipada con llanta 17″ opcional con un precio de 495€ y con una gamma de colores amplia para poder jugar con el interior.

Un habitáculo muy bien acabado.

Pasando al interior, si habitáculo es sobrio pero funcional, cada acabado tiene unas inserciones y un diseño de tapicería diferentes, nuestra unidad viene con el acabado Style y unos asientos deportivos bastante cómodos con una sujeción lateral correcta y un buen apoyo lumbar. Las plazas trasera son un poco justas para las piernas pero se encuentran en la media de su segmento, eso sí, la banqueta es un poco dura y no tan cómoda como la parte delantera.

En general, su clima interior es agradable y acogedor. Se percibe una buena calidad de acabados y unos buenos ajustes, muy cercanos al Volkswagen Polo. Esta unidad viene acabada en negro y con la tapicería bi-tono con cuadraditos. Otros acabados que puedes tener es en negro, beige, blanco o azul y también puedes personalizar las laminas adhesivas interiores. El salpicadero es de plástico duro, un punto negativo para nuestro gusto porque dentro del grupo VAG tenemos el acabado más acolchado que da una mejor sensación. Otros elementos que tenemos bien acabados en moldura cromada brillante son las esferas del cuadro, los tiradores de las puertas o el recubrimiento de las salidas de aire.

Skoda-fabia-combi-green-adictos-a-la-gasolina

Pero lo que más llama la atención del salpicadero es su gran pantalla. En ella encontramos el navegador GPS, la radio, los conectores USB o la conexión de nuestro smartphone Mirror Link. Este sistema te permite duplicar la pantalla de nuestro teléfono y controlarlo desde el coche. Otro detalle importante es el SmartGate que nos permite almacenar y procesar datos de nuestras APP directamente desde la pantalla.

Nuestra unidad viene equipada con el acabado Style, el más alto de la gama, este acabado equipa airbags frontales, laterales y de cabeza, control de estabilidad, sensor de presión de neumáticos, faros antiniebla delanteros, volante multifunción de cuero, arranque sin llave, asientos calefactables y limitador de velocidad. Entre los opcionales que incorpora el Škoda Fabia probado se encuentran los pedales de aluminio (85 euros), el climatizador Climatronic (325 euros) y la Radio AMUNDSEN (410 euros) con sistema Mirror Link, pantalla de 6,5 pulgadas, conexión USB, lector de tarjeta SD, reproductor de MP3 y seis altavoces.

Comportamiento urbano sobresaliente.

Este Škoda Fabia Combi se mueve con solvencia y con bajos consumos, no es una bala pero es más que suficiente. Nuestra unidad de pruebas viene equipada con el 1.2 TFSI de 110cv y resulta brillante para su cilindrada con un buen rendimiento y refinamiento, costaría elegir entre este y su versión en diésel. Desde las 1.400 rpm empuja con ganas y lanza al pequeño Fabia como un tiro por medio del trafico de la ciudad. Sube sin pereza en toda la gama de revoluciones, la respuesta del turbo es inmediata y si superamos las 4.000 rpm encontraremos un ligero tirón.

Skoda-fabia-combi-lado-adictos-a-la-gasolina

Si a este agrado del motor, le sumamos el confort de marcha y su precisión urbana, traducimos esto en una sensación de calidad para tener como resultado un coche apetecible para el día a día. Las suspensiones están bien equilibradas entre el confort y la agilidad, para su puesta en escena en carretera reviradas, notaremos un balanceo de la carrocería, este coche no esta pensado especialmente para este tipo de situaciones aunque esperaremos con ganas una futura versión RS.

Por ciudad, se mueve como pez en el agua, el radio de giro es bueno y con sus suspensiones y motor le confieren una gran ventaja en este ámbito. Es un coche ideal para un uso diario, para ir a trabajar o salir el fin de semana con la familia gracias a su gran maletero. En Škoda se toman muy en serio la seguridad y han incluido un «autoblocante» electrónico XDS+ para mantener la trayectoria en el tren delantero al acelerar o para ganar apoyo al salir de la curva. De esta manera el coche podrá digerir la potencia del motor sin problemas e ir seguros en todo momento.

Conclusión.

Estamos delante de un paso hacia el futuro de Škoda, nos encontramos ante el Fabia Combi más maduro y solido hasta el momento. No solo transmite sensación de calidad y de coche bien acabado sino que te permite hacer tu rutina diaria más amena y poder disfrutar al volante. Tiene todo lo necesario para nuestro uso diario como cambio DSG, 110cv, navegador, bluetooth, control de crucero, pantalla grande, USB…. El nuevo Škoda Fabia Combi te espera en la red de concesionarios por poco más de 10.780 € y además te lo puedes personalizar a tu gusto, sin duda una de las mejores opciones para la rutina del trabajo y familiar.