Saltar al contenido

Prueba SEAT Ibiza TGI 90 CV, el Ibiza más ECO

El SEAT Ibiza GNC es una de las opciones más inteligentes si lo que buscamos es un coche económico con el que poder movernos en las grandes ciudades.

SEAT es una de las marcas que ha apostado fuerte por el GNC incorporándolo a uno de sus buques insignia, abriendo así un abanico de modelos ECO. Estos vehículos disfrutan de grandes ventajas frente al resto en las grandes ciudades. Sin embargo, las gasolineras en las que se puede repostar GNC no son tan habituales como en las que se puede repostar GLP. Para ver si de verdad es útil un coche a GNC, hemos decidido probar en nuestro día a día uno de los coches más urbanitas de los que dispone la marca, el Ibiza Xcellence TGI.

Exterior.

Estéticamente no hay ningún rasgo que delate que se trata de una versión que funciona con GNC, exceptuando las pequeñas letras que se sitúan en el portón trasero, TGI. A pesar de tratarse de un compacto muy urbanita, el corte de su carrocería es bastante deportivo, empezando por el agresivo paragolpes frontal, acompañado de unos afilados faros Full LED (590 €).

SEAT Ibiza TGI GNC

Lateralmente destacan unas llantas bitono de aleación Machined Dynamic en 17” (750 €), las tapas del retrovisor en color oscuro y los cristales traseros oscurecidos (220 €). En la parte trasera vuelven a destacar los faros de formas alargada y el faldón de color negro como el resto de los detalles.

SEAT Ibiza TGI GNC

En este modelo exteriormente solo hubiera cambiado el color. Era blanco (250 €) y a mi parecer no es el color que mejor le sienta al Ibiza ya que no destacan todos los detalles lo suficiente.

 

Interior.

El acabado que trae la versión que estamos probando es el Xcellence, que al igual que en el exterior, exceptuando el indicador del depósito, no hay ningún detalle que delate que se trata de una versión GNC. Cada indicador de combustible se encuentra en un sitio diferente, el de GNC en la parte inferior derecha del cuenta revoluciones y el de gasolina en la parte inferior derecha del velocímetro. Entre ambas se encuentra una pantalla donde podremos mirar consumos, navegador, radio y otras funciones.

SEAT Ibiza TGI GNC

Ya en el salpicadero nos encontramos con la pantalla Media System Plus de 8” Black Panel, con el sistema de navegación (610 €). Un detalle que nos ha encantado ha sido su Connectivity Box (200 €) con amplificador de señal GSM que nos carga en móvil según lo depositamos en el hueco, algo que es muy práctico ya que las baterías no duran todo lo que quisiéramos.

Los asientos de este coche son muy llamativos. En este acabado son tricolor, negros, Mystic (que sería algo así como un rosa palo perlado) y un marrón tejido en red. Los delanteros son espaciosos y cómodos, los traseros también, pero solo si viajan 4 ya que 5 irían bastante justos.

La tapicería del resto del coche es negra, que conjunta de maravilla con los detalles en color Mystic de los asientos, el embellecido inferior del volante y las molduras de puertas y salpicadero.

Motor y comportamiento.

Nuestra unidad de pruebas venía equipada con un motor tricilindrico de 1 litro, esta mecánica va asociada a una caja de cambios de 5 marchas y desarrolla 90 cv. Para que este motor pueda funcionar con GNC, ya que este tipo de combustible no contiene aditivos que engrasen las piezas del motor, ha tenido que ser modificado en la culata, los pistones, los asientos de válvular y algunas cosas más. Así se han asegurado no tener ningún tipo de problema y sobre todo, un acelerado desgaste del motor. Según el diferente uso que le vayamos a dar, ciudad o carretera, incorpora el Seat Drive Profile (120 €) con 4 modalidades de conducción: Confort, Eco, Individual y Sport.

SEAT Ibiza TGI GNC

La conducción es lineal, en GNC no te permite hacer grandes alardes de potencia, aunque cuenta con la suficiente para poder circular sin problemas en cualquier entorno. Para la comodidad de la conducción cuenta con el Spring Pack (250 €), que entre otras cosas incorpora sensor de lluvia y luces. Algo que, no me canso de repetir, deberían incorporar todos los coches por su gran utilidad. En ciudad incorpora otra gran ayuda el Vision Plus Pack (350 €) que incorpora sensor delantero y trasero y cámara trasera para poder tenerlo todo controlado en el entorno mientras aparcamos.

Un detalle que me ha resultado curioso y me gustaría destacar, es que este motor se encarga electrónicamente de gestionar el uso del combustible, siempre y cuando el deposito de GNC esté funcionando, hará uso de esté. Y cuando este agotado, automáticamente pasa a utilizar el deposito de gasolina. En total esto nos ofrece una autonomía aproximada de unos 750 km, 250 km con el depósito de GNC (al precio actual, se llena con 10 euros) y 500 km con el deposito de gasolina. Siendo un poco previsores y con una conducción eficiente, podemos estar circulando casi a un coste de 3e cada 100 km, algo muy a tener en cuenta si vemos la imparable subida que está sufriendo el combustible.

Conclusión.

Es un coche indicado especialmente para gente de ciudad o que no recorre grandes distancias, ya que gracias a su GNC nos permite entrar en cualquier espacio de las grandes ciudades donde con otro coche sin etiqueta ECO no podría. Pero aquí, a su vez, es donde puede venir el mayor inconveniente. En Google nos indicaban varias gasolineras con surtidores GNC pero al llegar no tenían. Por suerte Seat nos echó una mano. Resulta que cuando entras en reserva, el sistema de infoentretenimiento cuenta con una lista de gasolineras que si tienen dichos surtidores en la cual podrás repostar sin problemas los 13 kg que entran en dicho depósito. Aquí tengo que decir, que Madrid, aunque no tiene un número excesivo, cuenta con un número mayor de surtidores que otras comunidades limítrofes y están a su vez en puntos de paso. Afortunadamente contamos con suficiente autonomía de gasolina como para no tener que preocuparnos en caso de no encontrar ninguna de GNC en las proximidades. Y es que al final el recorrer km es lo que cuenta.