Saltar al contenido

Prueba Nissan X-Trail 2.0 dCi 177 CV

Hemos probado el nuevo Nissan X-Trail, mucho más joven y atractivo.

El verano pasado nos fuimos de Roadtrip con el Nissan X-trail y nos dejó con muy buen sabor de boca, pero se ha renovado y consigo trae muchas novedades que teníamos ganas de ver. Los cambios que ha recibido no son solamente en su parte exterior, en el interior también nos encontramos con toda una renovación que iremos contando a lo largo del artículo.

Exterior.

Al igual que al Qashqai, el restyling le ha sentado genial, ha logrado rejuvenecerlo y darle un aire más juvenil, ya que el X-Trail lleva en el mercado desde 2013. Actualmente parte de 22.900 euros en su acabado más básico. Nuestra unidad de pruebas tenía el acabado Tekna, con este acabado parte de un precio de 30.050 euros. A esto habría que sumarle los 700€ que cuesta la pintura metalizada en blanco perlada que traía la unidad.

Uno de los detalles que más nos ha gustado y que pudimos ver también en el New Micra, es su nueva parrilla con el logo en 3D, es uno de esos detalles simples pero que, a la vez, ofrecen un gran cambio. Esta nueva parrilla es en forma de V, contiene un embellecedor cromado en forma de V igualmente, más voluminoso que en su anterior modelo y que le otorga robustez. A ese aire robusto contribuyen sus llantas de 19” con forma de doble hélice bicolor en cromado y negro.

Exterior Nissan X-Trail

El paragolpes delantero ha sido renovado por completo, siguiendo las formas de su prominente parrilla y ahora alberga dos nuevas luces antiniebla en forma rectangular. En este X-trail no tendremos que preocuparnos de las luces o los limpias, ya que son de activación automática. Uno de los cambios significativos que ha recibido y que nuestra unidad equipaba de serie, por su acabado Tekna, es la posibilidad de montar los nuevos faros LED, los cuales cuentan con estabilización por AFS.

¿Qué son los faros con estabilización AFS?

AFS proviene del inglés, Adaptive Frontligth System. Se trata de un Sistema de iluminación frontal adaptiva que es capaz de cambiar la geometría del haz de luz para adaptar los faros a las condiciones de conducción, para ello, los faros van conectados a una centralita con toda una serie de sensores que son capaces de detectar el estado de la carretera, trafico y velocidad. Con todos estos datos que procesa la centralita, los faros se autorregulan constantemente evitando el deslumbramiento. Como curiosidad, los faros se regulan de manera independiente.

En la zaga nos encontramos con cambios muy sutiles, como una pequeña inserción cromada en la parte inferior del portón y los nuevos pilotos full led.

Interior.

Al irnos a la parte interior y al igual que con el anterior Nissan X-Trail, destaca una gran abertura de la puerta, lo que facilita un acceso cómodo. El interior es muy luminoso gracias a su gran techo panorámico practicable. El acabado Tekna es el más alto de gama, con lo cual ya nos esperábamos unos acabados de calidad y efectivamente, así fue.

Volante Nissan X-Trail

Empezamos por un nuevo volante con su parte inferior achatada, un diseño muy atractivo, tapizado a juego con el pomo y los asientos en piel de color negro. Uno de los extras que incorpora este acabado, es que el volante es calefactado y en los fríos días que hemos pasado estas ultimas semanas, es un detalle de agradecer. Los asientos, a la par que confortables, también son calefactables en las plazas delanteras y traseras. Aunque solo cuentan con regulación eléctrica los delanteros. Como ya es habitual en la mayoría de modelos, cuenta con anclajes Isofix en las plazas traseras. El acabado de los asientos me ha parecido sumamente espectacular, tienen un diseño muy bonito que le otorga un gran aire sumamente elegante al interior.

Los paneles de las puertas están recubiertos por plástico acolchado y en su parte inferior cuentan con un hueco portaobjetos. El salpicadero también se encuentra recubierto de plástico acolchado y en él, no se aprecia ningún cambio con su modelo anterior. El apartado multimedia se ha renovado y ahora es más rápido, pero echamos en falta más conectividad y que se modernizase un poco más, ya que nos sigue recordando al anterior sistema multimedia que montaba el nissan x-trail.

El acceso a las plazas traseras sigue siendo bueno, aunque no tanto como en las delanteras. La posición es bastante elevada pero no por ello deja poca altura hasta el techo. Incluso podemos regular el respaldo y la posición de la fila de asientos, la cual, en caso de querer utilizar la tercera fila de asientos, nos tocará desplazar hacia delante y en ese caso el hueco que queda de separación con los asientos delanteros es algo justo.

Asientos Nissan X-Trail

Acceder a la tercera fila de asientos ya se vuelve una tarea más complicada y nada recomendable para tomarlo como una costumbre habitual, se trata de unos asientos para un uso ocasional en el que el espacio al techo, es justo, la comodidad limitada y el espacio que nos queda hasta la fila delantera de asientos es muy justo. Además, el usar esta fila de asientos reduce considerablemente el espacio del maletero, el cual en esta nueva versión del Nissan x-Trail se ha visto aumentado en 15 litros y pasa de los 550 litros del anterior a 565 litros. Un gran detalle del maletero es que cuenta con apertura manos libres, algo que se agradece al salir cargado con la compra.

Motor y comportamiento.

Con este restyling no han incluido ninguna mecánica nueva y seguimos disponiendo de los mismos motores que antes, el gasolina de 163 cv y en las mecánicas diésel, 130 y 177 cv. Nuestra unidad de pruebas venia equipada con el de 177 cv y una caja de cambios automática Xtronic, aunque nos hubiese gustado que se tratase del modelo con tracción 4×4-i, la unidad era 4×2. Es un motor de 2 litros que durante nuestra prueba nos ha ofrecido un consumo medio de 8,7 litros. Este motor consigue que el Nissan X-Trail se mueva con mucha soltura y aunque al principio de arrancar el coche en frio, se transmiten las vibraciones al interior, en seguida dejan de notarse. La conducción en líneas generales en bastante buena. Tanto en ciudad como en carretera se mueve con soltura, teniendo en cuenta sus grandes dimensiones. Eso sí, no esperéis que tenga una aceleración excesiva, porque en este modelo es bastante progresiva, aunque da de sobra para una conducción en condiciones normales. El paso por curva nos ha sorprendido bastante, ya que pensábamos que sería un poco “cepo” y para nada ha sido así, mantiene muy bien la estabilidad incluso en las curvas mas cerradas. En ciudad responde muy bien a los cambios de ritmo y de velocidad y a la hora de aparcarlo en esos huecos justos que solemos encontrar nos es de gran ayuda los sensores de aparcamiento y la cámara de visión inteligente 360º con la que cuenta.

Conclusión.

Tal y como he comentado más arriba, nuestra unidad venia con el acabado Tekna y esto significa que viene con un interesante listado de extras se serie. Entre ellos algunos de los más interesantes son los escudos de protección inteligente, como ya comentamos también en el Qashqai, y con 6 airbag, laterales, frontales y de cortina. Estos últimos mejor no tener que probarlos nunca.

En resumen, es un coche muy completo válido para cualquier medio, aunque si lo que necesitas es hacer mucho campo, mejor la versión 4×4-i. Es útil si de manera puntual necesitas llevar más de 4 personas pero no lo conviertes en una costumbre. Eso sí, si estás acostumbrado a ir con la familia de excursión o necesitas mucho espacio de maletero para guardar cosas, ir ha hacer la compra, o meter los trastos de los peques, este es tu coche. En el encontrarás gran estabilidad a la hora de conducir y un excelente comportamiento tanto en ciudad como en carretera sin un excesivo gasto de combustible. Y sobre todo, unas comodidades interiores que pocos vehículos de estas características te pueden ofrecer.