Saltar al contenido

Prueba Mercedes GLA 45 AMG, un SUV muy deportivo

¿Te imaginas un SUV compacto con casi 400 Cv? Así es el Mercedes GLA 45 AMG.

Hace ya unos meses por nuestra sección de pruebas pasó el Mercedes GLA en su versión 200d, nos pareció un modelo interesante, así que cuando nos confirmaron que íbamos a probar la versión AMG supimos de antemano que todas esas sensaciones se iban a ver incrementadas.

Estamos hablando de un SUV compacto equipado con un motor de 381 CV que llega a ser tracción total. Con un coche así, es todo diversión

Exterior.

Estéticamente es un coche que no le hace falta tener una pintura llamativa para que los ojos fijen en él la atención. Este en concreto era metalizado de color gris montaña para ser exactos (862,95 EUR €). En su frontal destaca la parrilla con doble lama, la cual se encuentra acompañada en sus extremos por los faros Led. En la parte inferior del paragolpes destacan unas grandes entradas de aire que se encargan de refrigerar tanto el motor como los frenos.

Observándolo lateralmente destacan detalles como las tapas de los retrovisores y las molduras de las estriberas que con el paquete AMG night (1.248,66 €), están pintados en negro brillante. Pero sin duda alguna lo mejor del coche, visto de manera lateral son sus espectaculares llantas de aleación gris Himalaya de AMG que cuentan con el mimo número de radio que de medida: 20. Detrás de estas se esconde un poderoso equipo de frenos, con discos perforados y unas llamativas pinzas de freno rojas.

Mercedes GLA 45 AMG frenos

La parte trasera podría pasar por un GLA 45 corriente, salvo por dos “pequeños” detalles, su enorme difusor en negro brillante, las salidas de escape Performance AMG (934,86 €) y el alerón de viene de serie en el modelo AMG. Opcionalmente existe la posibilidad de montarle un alerón mucho más espectacular, parecido al de un coche de carreras.

Interior.

En este apartado, al igual que su primo que probamos hace unos meses, el CLA 45 AMG, destaca por la deportividad ofrecida por el paquete exclusivo AMG (1.928,56 €). Este paquete nos ofrece la máxima calidad y confort en los acabados, acorde a los estándares de AMG Line.

Se nota según abres la puerta que no están ante un coche corriente. La tapicería es de cuero negro perforado Red Cut, con las costuras rojas a juego con los llamativos cinturones de seguridad que son en el mismo rojo. Los asientos son deportivos de dos piezas, con los reposacabezas integrados, con ellos confieren al interior una deportividad pocas veces vista en coches de calle. Nos proporcionan una sujeción y comodidad excelente en cualquier tipo de conducción. Son regulables eléctricamente, pueden guardar 3 posiciones y son calefactables tanto el del conductor, como el del acompañante.

Mercedes GLA 45 AMG interior

La parte trasera cuenta casi con la misma comodidad que la delantera. Pero solo si viajamos 4, si queremos viajar 5 personas en el coche, es muy muy justo.

El volante merece una mención especial. Es de tres radios, achatado en su parte inferior y con detalles en los radios en aluminio, el mismo aluminio que lleva en las levas justo detrás y que nos permiten llevar la conducción de este Mercedes a otro nivel. En él, además están integrados los botones para manejar muchas de las funciones del coche, como el manos libres, la música y demás funciones a las que ya estamos habituados.

Mercedes GLA 45 AMG detalle volante

Tiene una pantalla de 20,3 cm o lo que es lo mismo 8” con el Comand Online, que integra navegación, teléfono, audio, video e internet. En ella podremos ver la cámara 360 que en este modelo es una novedad y es de gran utilidad en las maniobras.

De serie en este acabado monta un excepcional equipo de sonido Harman Kardon Logic 7 con 450 W repartidos en 12 altavoces, caja para el bajo incluida y amplificador DSP de 9 canales que harán que escuchar música sea una muy grata experiencia.

A su lado en la moldura del salpicadero y como detalle que nos ha encantado, lleva unos motivos dibujados en color rojo y gris sobre fondo negro bastante peculiar.

Otra cosa que nos encanta de este AMG es su techo panorámico corredizo de cristal (1.745,51 €).

Entre los asientos nos encontramos que tiene para cambiar de modo una palanca con un diseño algo inusual y fuera de las clásicas formas redondeadas. Al verla no nos pareció buena idea, pero lo cierto es que contrariamente a lo que parece es bastante práctica y lleva grabado en la piel el emblema de AMG, detalle que también llevan los listones de umbral delanteros, aunque estos últimos con un sobrecoste de 215,74 €.

El maletero cuenta con 421 litros, pero si nos viésemos en la necesidad de llevar cargar algo grande, esos 421 se convierten en 1.235 litros si abatimos las plazas traseras. Capacidad de sobra para un coche de este segmento. Como facilidad, su apertura y cierre se puede hacer eléctricamente, cosa que es de agradecer.

Mercedes GLA 45 AMG maletero

Motor y comportamiento.

El motor de este SUV es para quedarse con la boca abierta. Es un gasolina de de 2 litros y 4 cilindros con 381 cv y unos 1.500 kg. En este coche nada es como en otros SUV, bueno es que no es ni parecido. Para empezar, lleva launch control, de esa forma conseguimos aumentar al máximo la tracción en el vehículo, teniendo en cuenta que en este GLA45 puede ser 50-50 es algo increíble.

Sus 191 cv por litro nos permiten salir propulsados de 0 hasta donde vuestro corazón resista en segundos. El empuje que tiene es simplemente espectacular, de esos que te pegan al asiento. En modo sport su respuesta es mas rápida que un parpadeo.

En ciudad no se aprovecha su gran potencia, pero si su sistema de dirección que nos hace fáciles los cambios de carril. Puede parecer un barco, pero al contrario, se desenvuelve perfectamente entre en infernal tráfico madrileño y en los semáforos será el blanco de todas las miradas por sus ronroneo.

Las carreteras son su elemento favorito. Es donde sin duda alguna más lo disfrutamos. La aceleración es brutal, de las que te deja pegado al asiento. Con sus sensores de luces y lluvia, en caso de mal tiempo solo tiene que ir pendiente de conducir, del agua de la carretera y de las curvas húmedas se encarga su sistema electrónico.

Aunque por fuera es alto, su conducción indica lo contrario, una vez a sus mandos no notas la altura, los giros a altas velocidades son muy planos.

Como este GLA 45 AMG es un SUV, no nos pudimos resistir a meterlo por caminos de tierra. Antes de nada decir, que era caminos conocidos de tierra batida con alguna piedra pequeñita y donde, aunque haya desnivel, no hay grandes baches. Primero porque no tiene una altura excesivamente alta y segundo porque sus llantas de 20 y sus ruedas de perfil bajo no son por supuesto para ir por cualquier sitio. Vaya por delante que los 4×4 son una de mis debilidades, que me encanta coger uno, irme hacer el cabra y llegar con el coche manchado hasta el techo de barro. Este por supuesto no es para hacer eso, no por eso le resta un ápice de diversión, el poder ir tan rápido por esos caminos, con tanta estabilidad y pasando de esas forma las curvas es algo que no se me va a olvidar.

Conclusión.

Todos los que me conocéis sabéis que reniego de los suv, que me parecen coches que no son útiles, pero este GLA 45 AMG… Éste me ha hecho replantearme muchas cosas.

Es un coche super espectacular por fuera y por dentro, con un sonido deportivo que hace que no tengas ganas de llevar la música puesta a pesar del espectacular equipo que monta. Quieres conducirlo a todas horas y siempre que estés tras su volante, irás con una sonrisa.

Es de esos coches que llama la atención, a pesar de que no todo el mundo entiende de coches o no a todos les gusta esta pasión, se nota con una simple mirada que no estás antes un coche cualquiera. Destila deportividad y hambre de kilómetros. Me gusta incluso hasta el hecho de verlo acercarse por el retrovisor.

Desde que me confirmaron el primer AMG me puse a mirar videos y leer reportajes, vas preparado para disfrutar, pero luego son difíciles de describir porque nada de la manera de describir esas sensaciones que te transmite, te prepara para lo que de verdad sientes cuando lo conduces. Los adjetivos se le quedan cortos porque en estos coches no se ajusta fielmente a la realidad decir espectacular, magnifico, increíble o cualquiera de ese estilo. Conducir uno es sentir la velocidad y fundirte con la carretera.

La única pega de esta maravilla de la ingeniería es el precio. Parte desde 71.750, pero con la cantidad de extras que trae este, ronda los 90.000 € y ese es un precio que por desgracia la mayoría de mortales no podemos pagar por un coche. Sin embargo, si me tocara el euromillón, sin duda alguna, sería de los que tendría en mi garaje, aunque solo fuese para decir que tengo un SUV con casi 400 Cv.