Saltar al contenido

Prueba Mercedes Clase A 180D

Confort y bajo consumo definen al Mercedes Clase A 180D

Este modelo alemán ha sido el que más ha cambiado. Empezó a fabricarse en 1997 como un monovolumen del segmento B. No fue hasta su tercera generación en 2012 cuando cambió al C. Pero no queda ahí la transformación, en su cuarta generación, la actual, han cambiado a la tracción delantera, con un motor delantero transversal de cuatro cilindros en línea proveniente de Renault.

No solo ha cambiado su interior, sino también su exterior. Éste restyling cuenta con un capó mas alargado y bajo. Junto con sus ópticas led alargadas, su gran parilla en negro brillo y la característica estrella hacen de este clase A, el más deportivo hasta la fecha.

En el lateral, lo más vistoso sin duda son sus llantas de 18” de 5 radios dobles en color negro y pulidas a alto brillo a juego con las tapas de los retrovisores y las lunas traseras, ambas en color negro.

La trasera de este 180D es más ancha y achatada, junto con los faros estrechados y su doble salida de escape cromada, proporciona una línea mucho más deportiva al conjunto.

El interior no se queda atrás y nada más subir nos transporta a una especie de nave futurista. Sobre todo si uno se sube de noche, y es que tiene la iluminación interior mas espectacular de todas las que he visto hasta la fecha. Con una paleta de mas de 100 tonos que van cambiando, nos sorprende a cada segundo que pasa. Si a eso le añadimos que cuenta con dos grandes pantallas de 10,25”, las salidas de aire frontales y sus líneas de salpicadero tan pulidas en formas y acabados, parece que vamos a bordo de un concept car. La pantalla de la izquierda es la instrumentalización digital, la de la derecha es el cerebro del MBUX que explicaré más adelante y su manejo puede ser táctil o a través de los controles situados entre los asientos.

Los asientos no podían desentonar, son todos de piel color negro, el mismo color que todo el interior del vehículo. Son todos muy confortables, salvo la plaza central trasera que es un poco justa, el resto tienen el tamaño perfecto. Los delanteros son además deportivos y calefactables.

El volante es de piel, con un tamaño perfecto y muy práctico no solo para la conducción, sino para manejar desde sus controles las funciones del coche. Al igual que el salpicadero, el reposabrazos y los paneles de las puertas, cuenta con detalles en negro de alto brillo y aluminio cepillado.

El maletero cuenta con 370 litros de capacidad, pero se amplían si abates toda la banqueta trasera. Su carga es muy cómoda ya que posee un portón muy ancho, eso nos facilita mucho la tarea de llenarlo sin dejar huecos libres.

Tecnológicamente es un modelo que viene cargado. No solo con las ya habituales funciones de SmartPhone Integration con la que manejar cualquier función del móvil, o el navegador conectado con el tráfico real, o la radio o el resto de cosas que podemos hacer con cualquier coche. Sino que pone a nuestro servicio la inteligencia artificial con MBUX.

Antes de nada, ya se que muchos coches con solo pulsar un botón podemos darle órdenes, pero este sistema va mucho más allá. Solo tenemos que decirle: Hola Mercedes o similar, para que una voz nos pregunte que deseamos hacer, después podremos darle cualquier orden o hacerle cualquier pregunta. Ya sea que nos lleve a una ubicación o preguntarle por la hora a la que llega un vuelo. También es capaz de recordar nuestra emisora o canción favorita, nuestra ruta habitual para ir al restaurante favorito y ponerla en práctica, todo ellos, sin que se lo tengamos que ordenar.

Como he dicho antes, este es la primera generación que monta tracción delantera, eso nos hacía recelar un poco. Se nos hace raro que la marca bávara, toda una institución en traseras, se cambiara de bando para este modelo. Pero viendo el resultado, no hay excesiva diferencia.

Hay que tener en cuenta que esta unidad era la 180D de 116CV con cambio 7G DCT de doble embrague, por lo tanto, es la motorización más pequeña que podemos encontrar en el clase A. Osea, que aunque su exterior e interior guarden parecido con un deportivo, no lo es. Partimos de la base que con el Dynamic Select tenemos cuatro opciones de conducción: Eco, este programa nos ayuda a reducir las emisiones de CO2, controla la calefacción de los asientos e incluso la climatización, lo que nos ahorra dinero al maximizar la eficiencia. En este modo, la aceleración es muy elástica.  Comfort, cada momento cuenta con el ajuste y la regulación perfecta. Aquí la aceleración es menos pausada, pero sin grandes aspavientos. Individual, este es personalizable, pudiendo elegir y ajustar todos los parámetros. La aceleración depende de qué ajustes y como. Y Sport, que decir de este… Es sin duda el más divertido de todos los modos. Con él activado favorece la conducción dinámica y eso es algo que se nota. Con solo pisar a fondo el pedal, no te parecerá que solo haya 116 CV bajo el capó.

Solo te acordarás de la potencia real del coche cuando veas el consumo, que ronda los 6 litros en conducción mixta.

A pesar de ser el motor más pequeño, las sensaciones que transmite son muy buenas. El tren de rodaje ofrece una suspensión con gran estabilidad y gran equilibrio. Los pasos por curva son muy apurados, sin que se note la falta de tracción trasera y en la frenada se siente porqué Mercedes sigue siendo un referente en seguridad.

Cuenta con un montón de asistentes, detección de ángulo muerto, sensor de lluvia, sensor de luces, sensor de aparcamiento y el inteligent drive entre otros. El inteligent drive, que es un sistema de conducción semiautónoma, engloba el Distronic o asistente activo de distancia y el sistema activo de cambio de carril. Éste he de decir, que me parece un fallo qué en vez de actuar sobre el freno, no lo haga sobre la dirección.

Después de todo lo anterior, os resumo brevemente. Este modelo de Mercedes a pesar de ser delantera, sigue siendo Mercedes y eso, se observa en cada detalle del coche. Viene cargado de equipamiento, de tecnología y mucho más mejorado que sus generaciones anteriores. Por todo ello es un coche que se adapta perfectamente a todo tipo de público, pero en especial a aquellos que quieren ver calidad y buen hacer allá por donde miren.

Una vez más, la marca alemana ha demostrado porque siguen a la cabeza de la vanguardia.