Saltar al contenido

Prueba Hyundai i20, un compacto muy juvenil

Hyundai i20 Active, un coche muy urbano con espíritu de SUV.

Hyundai es de las marcas más jóvenes en el mercado, fue creada en 1947, pero hasta 1975 no fabricó un modelo propio. El i20 de hecho solo tiene una antigüedad de 10 años, ya que sus primeras unidades se comercializaron a finales de 2008 y en la actualidad se comercializa su segunda generación. Por todo ello al ir probar el Hyundai i20 Active Tecno nos esperábamos un coche simple y sin muchas cosas, pero al primer vistazo vimos que no iba a ser así. La unidad de pruebas era de un brillante rojo (passion red) y con una estética mas parecida a un SUV que a un coche del segmento B.

La parte delantera destaca por su capó con un par de nervios que desembocan en unos angulosos faros Led, éstos dejan paso a una parrilla negra brillante con lamas horizontales defendida por el protector de bajos cromado. Este modelo cuenta con protectores de bajos a lo largo de toda la parte inferior del vehículo incluyendo los pasos de rueda, paragolpes delantero y trasero y parte inferior de las 4 puertas.

Lateralmente lo que más nos llama la atención son sus grandes llantas de 17” (205/40/17) bitono con 5 radios dobles en forma de hélice, sus barras de techo longitudinales cromadas, sus tapas de retrovisor negras brillantes y sus protectores de puertas en del mismo tono.

La parte trasera es sobria pero contundente, con un paragolpes ancho y robusto y detalle inferior cromado. Para aportar deportividad al conjunto se ha añadido un pequeño spoiler en la parte de arriba de la luna.

Una vez dentro del Hyundai i20 Active Tecno, vemos que es mas grande de lo que parecía en un principio. Cuenta con unos asientos grandes y cómodos, tanto en la primera fila como en la segunda. Están tapizados con tela en tres tonos, negro y dos grises. En el interior, esos dos, son los colores predominantes. El negro de la mitad hacia abajo y el gris, para el techo y la mitad de las vigas.

Tampoco nos podemos quejar de espacio en el maletero, con sus 326 litros nos entra sin problemas nuestro patinete eléctrico, dos mochilas y aun así sobra hueco por los lados. Se puede cargar fenomenal gracias a su ancha boca de carga.

La parte tecnológica es sencilla e intuitiva, cosa que se agradece, ya que cada día más estamos acostumbrados a ver algunos que casi necesitas la carrera de ingeniería para manejarlo. Desde la pantalla táctil a color de 7” podemos manejar casi todas las funciones del coche. Cuenta con Android Auto, Car Play, conexión USB, Bluetooth, ordenador de viaje y el equipo de música. Dicho equipo suena muy bien, cosa normal ya que cuenta con 6 altavoces.

El cuadro de instrumentos es preciso y conciso. El volante tiene el tamaño adecuado, al igual que la palanca de cambios, tienen un tacto muy agradable y están forrados de cuero.

Este i20 cuenta con un motor transversal Kappa 1.0 TGDI de 100 CV y cambio manual de 5 velocidades. Lo primero que nos dejó boquiabiertos de este “pequeño” fue su gran fuerza, en marchas bajas tiene un empuje que hemos visto en pocos coches. Si bien es cierto que luego en marchas largas esa fuerza aparece a partir de las 2.500 vueltas, aunque de forma contundente. Su manejo es muy preciso tanto en ciudad como en carretera. A pesar de sus dimensiones, se mueve de manera muy aceptable en curvas, dando como resultado una conducción agradable en cualquier circunstancia. Su consumo no es ninguna pega, ronda los 7 litros en mixto. Pensábamos que iba a ser mayor, ya qué para mover esos zapatos del 17, necesita comer más de lo habitual, pero un consumo de 7 litros está bastante ajustado.

Para facilitarnos la tarea dentro del coche contamos con sensor de luces y de lluvia, luces LED, sistema de alerta de cambio de carril, control de tracción, control de estabilidad, asistente de arranque en pendiente, sensor de aparcamiento y retrovisores eléctricos calefactados y plegables eléctricamente, todo de serie. Los dos últimos de suma utilidad cuando tienes que aparcar en los angostos huecos de las calles de Madrid o de cualquier gran ciudad.

Con este Hyundai nos ha pasado algo que hacía mucho no nos ocurría. Esperábamos un coche sin nada especial y nos hemos encontrado uno que nos ha roto los esquemas. Por unos 15.000 € (contando la promoción del mes de febrero) nos llevamos un coche que nos sirve para todo. Ya sea ciudad, carretera o incluso tierra, siempre responde. Eso sí, sin perder un ápice de comodidad o de espacio interior ni renunciar a no poder llevar equipaje. Teniendo en cuenta todo ello es un coche a tener en cuenta y es que sin duda, la marca surcoreana se ha puesto las pilas.