Saltar al contenido

Prueba Fiat Tipo, un sedan barato a toda prueba

El Fiat Tipo se presenta como una gran alternativa «Low Cost» en el mercado.

Primera impresión y exterior.

Desde que vi el Fiat Tipo estaba deseando probarlo. Así llegó el ansiado viernes de ir a buscarlo. Cuando lo vi en el parking admito que sonreí  y estuve unos minutos observando su exterior. La primera impresión que da es el de un coche grande y robusto, en el cual destaca su agresivo frontal compuesto por una gran parrilla cromada, acompañada de dos grandes faros que, aunque no son de Xenón, iluminan de manera muy eficiente.  Acto seguido caí en la cuenta de lo grande que es y recordé que sus dimensiones son bastante considerables con 4.54 metros de largo. Es algo que no pasa desapercibido y menos en un coche de estas características.

La versión de pruebas venía equipada con unas llantas en 17 pulgadas, aunque si optáis por un acabado sencillo, vendrá equipado con unas de 16 pulgadas. Sus llantas es otro de sus múltiples detalles que te llaman la atención, sobre todo partiendo de la base de que es un coche “low cost”.

 Interior.

Llaves en mano y habiendo finalizado el primer vistazo exterior, decidí acomodarme en el asiento. Ya situado al volante vuelves a darte cuenta de lo espacioso que es y la multitud de huecos de los que dispone para poder depositar multitud de objetos. Y es que tan solo en dichos huecos ya contamos con 12 litros de carga. Observando detalladamente todo el interior y tras pasar un buen rato sentado, se hace muy necesario destacar la comodidad de sus asientos, pudiendo afirmar incluso que se puede realizar un viaje largo y no terminar con dolor de espalda.

El volante está tapizado en cuero en todas sus versiones y en él están situados los botones encargados de gestionar tanto el equipo multimedia como el ordenador de a bordo. En el salpicadero es muy fácil situar todo y aunque su posición es algo elevada, no me resultó incómodo para la visión en ningún momento. Un pequeño detalle que sé me llegó a resultar incómodo en alguna ocasión fue el pequeño tamaño de su pantalla, solo de 5 pulgadas, sobre todo cuando tenía que introducir alguna dirección en el GPS. Bajo ésta, se encuentran situados los mandos encargados de gestionar la función City, apertura del portón trasero, cierre del coche y los cuatro intermitentes. Justo debajo de estos tenemos los controles del climatizador, la toma auxiliar y USB.

Una vez analizada la parte delantera, pasamos a la trasera. Al abrir la puerta trasera da la misma sensación de espacio que la parte delantera. Me acomodo en sus asientos y observándolo esta vez desde la parte interior posterior puedo afirmar que su habitabilidad está muy bien aprovechada. En la parte central de los asientos se sitúa el apoyabrazos, el cual se puede utilizar como una pequeña guantera que a su vez también contiene un par de posavasos, ideal para apoyar la bebida y que no manche la tapicería.

Una vez analizada la habitabilidad interior hago lo mismo con el maletero. Sin duda mi primera impresión es que el maletero va acorde al tamaño del coche. Cuenta con una capacidad de  520 litros, los cuales se pueden ampliar abatiendo los asientos, que aunque no se abaten completamente y quedan algo inclinados, podemos ganar bastantes más litros de carga. El portón tiene apertura tanto desde el mando como desde el interior. Debajo del piso se encuentra el kit repara pinchazos, aunque opcionalmente podemos adquirir el neumático de repuesto.

Motor  y comportamiento.

La unidad que estuve probando venía equipada con el motor 1.6 MultiJet II de120 CV, acompañado de una caja manual de 6 velocidades. En conjunto se obtienen unos consumos bastante razonables, con una media de 5.5 litros. Es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 9,7 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 199 km/h.

En cuanto a su comportamiento es necesario destacar primero el empuje que nos ofrece este motor, el cual es progresivo pero muy eficaz. En ningún momento es necesario reducir de marcha para, por ejemplo, realizar un adelantamiento. Aunque en determinadas ocasiones tiende a ser un poco subvirador, es muy fácil controlarlo, parte de ello se debe a su esquema de suspensión, siendo de tipo McPherson en el tren delantero y de ruedas interconectadas por un eje de torsión detrás. También cuenta con el modo City con el que conseguiremos poder maniobrar sin esfuerzo.

Por las carreteras madrileñas, el coche responde con brío y una gran suavidad, pero donde mejor se siente este Tipo es en autopista. Aquí su conjunto se muestra notable. El viaje se hace corto aunque encontraremos el defecto de la pantalla, al ser tan pequeña nos costará ver todo y su funcionamiento quedará penalizado. Llegamos a nuestro destino con la mentalidad de bajarnos de un buen coche a pesar de su precio, Fiat ha fabricado un automóvil muy bien equilibrado en todos los sentidos.

Conclusión.

En líneas generales es un coche con una conducción y manejabilidad bastante más que aceptable. Aunque hablamos de un vehículo de gama low cost, me sorprendió gratamente que por el precio que lo puedes adquirir tenga tantísimas prestaciones, tanto interiores como exteriores y un motor tan bien aprovechado y tan eficiente. Sinceramente es un coche familiar a tener muy en cuenta, ya que por su relación calidad-precio es una de las mejores opciones a día de hoy. Su gama arranca desde los 10.900€. Si lo que buscas es un coche grande, con gran capacidad de carga, económico y capaz de hacerse muchos kilómetros con un solo depósito, el Fiat Tipo es el indicado.