Saltar al contenido

Ponemos a prueba el Fiat 500L Lounge

El Fiat 500L destaca por ser un pequeño gran monovolumen.

Por adictos a la gasolina han pasado ya algunos Fiat 500 y tras probar este último hemos llegado a la conclusión de que este monovolumen compacto es el más completo de todos.

Los 500 de Fiat tienen multitud de variantes, tanto en tamaño como en motorizaciones y número de plazas. En este caso pudimos probar el Fiat 500L en el acabado Lounge. Una de las cosas llamativas de este modelo es el alto nivel de personalización que presentan, pudiendo decidir tonos en carrocería, interior, llantas y detalles.

Exterior.

El exterior guarda algunas de las líneas del original, de hecho, es un coche que no te deja indiferente porque sale fuera de los clásicos diseños usados por el resto de marcas. Es bastante redondo en la mayoría de sus formas con unas curvas muy simpáticas y poco convencionales, algo así como una pelotilla. El color de nuestra unidad en concreto era Azul Bellagio con techo en negro brillante.

En su frontal destacan sus grandes ópticas redondas, todas independientes y un paragolpes dividido visualmente en tres alturas, la superior es una línea cromada ancha con el logo de Fiat, la central, una calandra con otra línea cromada pero la mitad de fina y la inferior la entrada de aire con línea y detalles en cromado también.

El lateral tiene detalles muy chulos como las llantas de 14 radios en 17” y bitono negro y cromado a juego con los retrovisores, manetas y protecciones de puertas.

Su trasera es bastante simple, ópticas redondas, y una gran puerta de maletero lisa con los logos de Fiat y 500L.

Interior.

¡El interior es un punto a favor! y un punto de los de sobresaliente. La luz entra por sus 10 vidrios, (11 si contamos el enorme techo panorámico de 1,5 m cuadrados) lo que dota a este coche de espacio allá por donde mires.

Los asientos son muy amplios y cómodos, salvo la de en medio trasera que es un poco justa. Todos en cuero, los delanteros calefactados y en la parte trasera cuentan con unas bandejas y red portaobjetos muy prácticas cuando llevas niños atrás.

Cuenta con una pantalla táctil de 7” en medio del salpicadero. Su menú es muy sencillo desde donde manejaremos la radio, el sistema de audio Hi-fi Beats, los usb, el bluetooth y el navegador. A su lado izquierdo tenemos una gran guantera y un hueco sin puerta para diversos objetos. Más debajo de la pantalla encontramos todos los controles del climatizador bizona y abajo del todo otro hueco más. Y es que en este Fiat 500L hay multitud de huecos y sitios para guardar cosas, lo que hace que sea muy buen candidato para la familia.

El maletero tiene una forma cuadrada muy aprovechable de 455 litros. Cuenta con doble fondo y posibilidad de usar a su vez las plazas traseras para triplicar ese espacio y alcanzar los 1.480 litros.

Motor y comportamiento.

La motorización de este Fiat, bajo mi punto de vista es la mejor de todas con las que cuenta este modelo. 1.6 gasolina 16v de 120cv. Creo que es lo justo para que no sea un coche que dispare el consumo, pero por otro lado lo suficiente para que no le cueste esfuerzo circular si el coche va cargado, como en vacaciones o cuando viaja toda la familia. En líneas generales tiene un buen comportamiento, teniendo en cuenta que es un monovolumen claro. Un paso por curva decente, cambios de ritmo sin problemas, una conducción bastante fina y lineal, cosa que se agradece en este tipo de coches.

Si acaso, por sacarle algún pero, preferiría el cambio automático que el que trae, pero solo porque en Madrid igual que en las grandes ciudades, con tanto atasco, has de estar todo el rato con el embrague y el cambio.

En ciudad es bastante fácil de circular con él, pero mayor importancia tiene poder aparcar. Eso es algo que este 500L nos pone en bandeja, cuenta con cámaras de visión, sensores de aparcamiento y espejos abatibles eléctricos muy útil todo por aquello de las manías de los centros comerciales de hacer plazas canijas rodeadas de columnas, por ejemplo.

En carretera nos ofrece sensor de lluvia, luces, control de frenada y velocidad de crucero, lo que nos simplifica aún mas la tarea de la conducción.

Resumiendo, si te gusta salirte de la estética convencional de líneas sobrias y serias, si te gusta poder personalizar lo máximo posible tu coche, si te gusta tener mucho espacio para no tener que preocuparte de guardar todo solo en el maletero, si te gusta tener un coche familiar con un consumo razonable, pero con un motor majo, no le sigas dando vueltas, el Fiat 500L es tu coche. Tendrás un italiano con el que te encantará hacer kilómetros sin renunciar a nada.

Galería de fotos Fiat 500L Lounge.