Saltar al contenido

Prueba DS3 Cabrio Puretech 82, un urbanita cabrio

Único descapotable de 5 plazas en el segmento B.

Sin duda se trata de uno de los coches más llamativos de su segmento, esto es debido al extenso catálogo que hay para su personalización, hablamos del DS3 Cabrio.  Es posible elegir hasta 78 combinaciones distintas entre carrocería, techo, diseños de llantas, carcasas de los retrovisores o color del salpicadero.

En la parte delantera lo más llamativo es su gran parrilla en negro brillante, en la que se encuentra situado el logo de DS. Justo en los laterales del paragolpes, se sitúan las luces diurnas, acompañadas en la parte baja por los faros antiniebla en led.

En la parte trasera es donde se puede observar que se trata del modelo cabrio, porque la luna trasera es bastante más pequeña que la de sus hermanos de gama. Va acompañada por la lona de la capota, pequeño detalle que solo restará visibilidad en contadas ocasiones. Dicha capota cuenta con tres posiciones que podemos configurar hasta los 120 km/h, lo cual no está nada mal. La primera posición sitúa la lona encima del alerón trasero, la segunda posición  plegará la luneta y recogerá la capota sobre la parte trasera, la pega de esta posición es que no tenemos absolutamente nada de visibilidad por el espejo retrovisor interior.  Para recoger la capota, las posiciones son las mismas.

Un detalle que llama la atención en su parte trasera, son las luces de led con forma de cuadrados concéntricos, unos dentro de otros. En la parte superior se alberga el alerón con la tercera luz de freno, equipado también con tecnología led.

 

 

INTERIOR DISEÑADO AL DETALLE.

Una vez sentado en sus asientos, te das cuenta de que el habitáculo es muy espacioso. Destaca el diseño de su volante en bi-tono negro y cromado, detrás de este, en la parte izquierda están situados tanto los controles para el limitador de velocidad y el control de crucero, los cuales se manejan desde la misma palanca. En la parte derecha nos encontramos con un mando similar, con el cual podemos controlar el sistema multimedia del coche y el manos libres.

En la parte central del habitáculo está situado el reposabrazos para el piloto y su acompañante y aunque en viajes largos si puede ser útil, para un uso urbano es bastante molesto debido a que justo debajo de este está situado el freno de mano y dificulta la tarea de usarlo.

La parte trasera esta homologada para llevar 3 ocupantes, convirtiendo su homologación en un 5 plazas. Pero lo recomendable para ir cómodos es ir un máximo de 4. Un detalle que me pareció curioso, fue la forma de los cristales traseros, que a simple vista parece que los que se sitúen en las plazas traseras tendrán dificultad para ver el exterior, pero una vez sentado ahí, te das cuenta que se ve perfectamente.

El maletero es el pequeño “gran” problema de este vehículo y es que a pesar de constar de 245 litros de carga, al abrirlo su boca es muy pequeña y termina castigando las posibilidades de carga, limitándolo a objetos poco voluminosos. Sin embargo y al contrario de lo que pudiera parecer, el techo no limita para nada la capacidad del maletero, ya que aunque tengamos la lona del techo plegada completamente si queremos abrir el portón, este subirá lo necesario para permitirnos abrirlo.

 

Motor y comportamiento.

La unidad de pruebas de la que pudimos disfrutar, venia equipada con el motor BlueHDI que desarrolla 120 CV y 1500 CC. Se trata de un motor que tiene una respuesta contundente desde bajas revoluciones y aunque se trata de una motorización diésel, ello no se hace presente en el ruido del interior.

Para nada es un motor perezoso y esto acompañado del chasis que dispone, te incita a tomar una curva tras otra sin el mas mínimo problema. El cambio de marchas es rápido y preciso, y la dirección es bastante directa.  Con todo este conjunto el consumo medio se queda aproximadamente en unos 5 litros, lo cual es un consumo muy logrado.

 

Conclusión.

Si estás pensando en adquirir un coche para la ciudad, con un toque diferente, muy moderno y un diseño cuidado al detalle y con el que puedas salir sin miedo a cualquier carretera, sin duda el DS3 es una de las mejores opciones.  Con este pequeño urbanita se puede disfrutar en cualquier ocasión, desde un paseo tranquilo por la ciudad con el techo abierto, a una carretera con curvas reviradas. Transmite una gran sensación de calidad en los acabados y podríamos decir que tiene auténticas aptitudes de deportivo, su motor responde con fuerza en todo momento y con la puesta a punto del chasis, podremos trazar las curvas a velocidades elevadas. El DS3 cabrio arranca por poco más de 19.000€ con todo el arsenal para que tu pequeño DS sea diferente al mundo…