Saltar al contenido

Prueba Bentley Continental GT Speed, todo un ‘Sir’ con motor W12

Gracias a Cars Gallery pudimos poner a prueba el Bentley Continental GT Speed, un seductor navegante que esconde una bestia bajo el capó.

Seguramente en algún momento de vuestra vida hayáis soñado en conducir un coche especial, uno de esos modelos caros y de mucha potencia que solo disfrutan unos pocos afortunados. Pues bien, nosotros, como buenos amantes del motor, también hemos “sufrido” esos sueños y, gracias a Cars Gallery, nos hemos despertado y hemos podido palpar esa envidiable realidad. En efecto, las imágenes nos delatan, hemos puesto a prueba el Bentley Continental GT Speed, un monumental modelo capaz de cortar el viento a toda velocidad.

Elegancia británica.

Elegante y deportivo; éstos quizá sean los dos grandes adjetivos que definen al Continetal GT Speed, un modelo artesanal que ofrece unos niveles de confort inauditos y una potencia no apta para todos. Su diseño ya dice mucho de su personalidad, las líneas son muy finas, dotando al modelo de esa elegancia y saber estar británico, sin duda todo un ‘Sir’. En la parte frontal destacan los faros redondeados que se alargan hacia la aleta delantera, así como la enorme parrilla rectangular característica de la marca. Debajo de la misma, se sitúa el paragolpes delantero que, básicamente, se resume en unas enormes tomas de aire que son más que necesarias para refrigerar su imponente corazón, el cual, como veremos, requiere de un capó alargado y alto.

Lateralmente  se presenta con una silueta muy fina que dibuja una caída del techo elegante y poco pronunciada. No obstante, los pasos de rueda se encargan de darle ese gran volumen, sobretodo en el eje posterior con un trazo que cae hasta la zona baja. Esta vista queda culminada por las llantas de 21 pulgadas, una medida increíblemente grande pero que queda acorde con el conjunto, el cual, por cierto, se viste de un traje Green Alpine que solo hace que acentuar todavía más esa elegancia británica rematada por una zaga discreta con un alerón integrado – y con otro plegable – en la carrocería y dos salidas de escape que emanan un sonido grave y espectacular.




Como en el sofá de casa.

Con espacio para cuatro ocupantes, el habitáculo responde a las exigencias que se le pide a todo un Bentley Continental GT Speed. Una vez más, la elegancia y deportividad van cogidas de la mano, esencia que queda totalmente ejemplificada en los magníficos asientos de corte deportivo con un tacto exquisito que proporcionan una comodidad sensacional. Eso sí, por ponerles una pega os tenemos que decir que el agarre lateral no es óptimo, algo que ya vivimos con el Audi RS3. No obstante, la comodidad y el bordado sublime y artesanal del cuero te trasladan inevitablemente a la comodidad del sofá de tu casa.

Los acabados son de primera clase, normal, pensaréis, con el precio que vale este modelo, pero os aseguramos que los bordados y todo lo que tocas es de una calidad extraordinaria y fuera de serie respecto a lo que puede ofrecer la más alta gama de Mercedes, Audi o BMW. En nuestra unidad de prueba predominaba el negro, aunque las costuras estaban rematadas en el mismo verde que el de la carrocería.

El volante, demasiado grande para mi gusto, es multifunción y tiene un tacto muy agradable. Detrás de él tenemos toda la información disponible, tanto en analógico como en digital. Y es que este Continental GT Speed todavía no renuncia al gusto clásico, aunque no se olvida de la más novedosa tecnología como por ejemplo el Control de Crucero Adaptativo o la pantalla multimedia que aguarda la consola central. Lo que sí que encontramos a faltar (o no supimos encontrar) fue una entrada USB donde poder conectar el Smartphone, aunque en su ausencia dispone de un completo teléfono escondido en el apoyabrazos central. Además, también ofrece esa deportividad de la que hablábamos con distintas inserciones en fibra de carbono.

6.0 litros W12.

No hace falta presentaciones, el Bentley Continental GT Speed es de los pocos modelos que todavía cree en los motores de gran cilindrada y su 6 litros W12 es el claro ejemplo de ello. Es un motor monstruoso, un rara avis hoy en día, y una delicia escucharlo, sobretodo cuando saca toda su “mala leche” por los escapes mediante un sonido grave e imponente.

 

Rinde nada menos que 635 CV de potencia 820 Nm de par, cifras que asustan solo de leerlas. No obstante, y en la práctica, no asusta tanto como parece ya que debido a su elevado peso de 2.400 kilos, la aceleración no es tan bestial como, por ejemplo, en un Nissan GT-R, y eso que ambos se mueven con tracción a las cuatro ruedas. Aun así, el Continental GT Speed asegura un 0 a 100 km/h en 4,1 segundos, alcanzando una velocidad punta de 330 km/h, ideal para la Autobahn alemana.

La entrega de potencia es muy progresiva y en cualquier régimen actúa de sobresaliente, y más todavía si colocamos la palanca de cambios automática en el modo S donde las reacciones del acelerador y de la transmisión se hacen más bruscas para ofrecer un tacto algo más radical.

Un gran navegante.

Pero, insistimos, el Bentley Continental GT Speed no es un deportivo de pura cepa, para eso ya hay otras marcas y modelos, sino que es un gran navegante, un modelo ideal para devorar kilómetros de la forma más cómoda posible.

Su posición de conducción es incluso algo elevada, sensación que no va a gustar a los que busquen deportividad, y hasta las levas quedan situadas de tal manera que accionarlas en conducción deportiva se convierte en una tarea algo complicada. Pero realmente quien se compra este coche no es para ir cada dos por tres por una carretera de curvas, quien se lo compra es para asegurarse una calidad de rodaje y un confort que nunca ha palpado, alguien que quiere ir del punto A al punto B de la forma más placentera posible. Y en eso el Bentley merece un 10 de nota final.

Es un modelo de autopista, de recorrer kilómetros, de dejar que el tiempo y el espacio vayan avanzando a nuestro ritmo, siendo ésta su mejor virtud, aunque habrá que parar en la gasolinera a menudo ya que, en nuestro caso, no bajamos de los 28 litros a los 100 km de media, cifra que se reduciría notoriamente si todo el trayecto fuera a velocidad constante. Aun así, no está reñido con las curvas, aunque en una sucesión de ellas notas cierto balanceo debido a su altura y a su puesta a punto, la cual, por cierto, cuenta con suspensión neumática y regulable en dureza, algo que puede salvarte de muchos apuros.

Donde también destaca, tanto para bien como para mal, es en su frenada. Nuestra unidad contaba con el sistema de frenos carbonocerámicos, una opción que cuesta cerca de 11.000 euros, y la verdad que son tan efectivos como molestos. Su efectividad es incuestionable, aguantan todos los envites y en ningún momento notas como el pedal se ablanda. Su capacidad para parar a este Bentley Continental GT Speed está fuera de toda duda, pero cuando hay que exigirles un trabajo cotidiano del día a día se vuelven muy ruidosos ya que están pensados para el alto rendimiento. Por ciudad te vuelves un poco loco con los grillos en cada frenada, y hasta la gente te mira algo mal, pero la verdad, aunque piensen que tienes las pastillas gastadas, que más da, conduzco en un Bentley.

En cuanto a la dirección no es del todo precisa, debido al gran tamaño del volante y al peso del modelo. No obstante, obedece rápidamente y en ningún momento notamos gran falta de información entre las ruedas y nosotros, aunque bien es cierto que le falta ese punto de más para gozar de un giro digno de un modelo deportivo.

En resumidas cuentas.

Probar el Bentley Continental GT Speed ha sido como un sueño hecho realidad, como un cuento de hadas que nunca quieres que se acabe. Su estilo es elegante y seductor, tanto por fuera como por dentro, igual que todo un ‘Sir’ británico. Pero cuando abres el capó todo cambia, de golpe aparece el W12 con unas cualidades de potencia descomunales que nunca más olvidarás. Eso sí, para tenerlo en el garaje tendríamos que abonar algo más de 300.000 euros, que es lo que cuesta esta unidad, así que como no los tenemos, lo mejor es que se lo devolvamos intacto a Cars Gallery.

Galería Bentley Continental GT Speed.