Saltar al contenido

Prueba Audi S6 ¿Deportividad diésel?

Prueba Audi S6

Los Audi S6 se han renovado y ahora montan motores diésel.

Al probar el Audi S6 sabíamos que iba a ser una prueba que levantara polémica. Todo surgió a raíz de que la gente se enterase que el nuevo modelo iba a montar un motor TDI en vez de sus ya conocidos V8 y V10 de gasolina. Los puristas saltaron a la yugular: ¿Cómo iba un diésel, siendo cada día más un combustible venido a menos, el sustituto en una de las líneas más veneradas de Audi como son las S?

Pues bien, vamos a tratar de analizarlo. Siempre han existido tres gamas claramente diferenciadas: A, S y RS. Entre las dos primeras había una diferencia abismal, pero no así entre las dos últimas. Como dice una frase popular, haberlas, haylas, pero no un salto tan cuantitativo respecto a potencia como entre la gama “básica” y la S.

Por ello, creo que Audi ha querido diferenciar más todavía sus diferentes tipologías y con estos nuevos motores lo ha conseguido. Eso sí, no penséis en ningún momento que con ello pierde algo de encanto. Sigue siendo un coche imponente.

La parte exterior está a caballo entre deportivo y elegante. Es de color azul firmamento (1.320 €), con llantas de 5 radios dobles en color titanio mate y aluminio brillante de 255/35/21 (2.540 €) a juego con el aluminio de las carcasas de los retrovisores y los 4 embellecedores de las salidas de escape, faros Hd Matrix LED delante y LED traseros, ambos con iluminación dinámica (3.545 €), marco de ventanillas y parrilla, listón horizontal de los pilotos e inserciones del parachoques en negro brillante (760 €) y lunas oscuras. En resumen, un coche con dos caras, una gran estética, pero a la vez discreto.

La parte interior es una de nuestras favoritas. Mucho espacio, mucho lujo y detallada al milímetro, con un nivel de insonorización que se hace hasta extraño. El cuero negro es el gran protagonista, asientos, salpicadero, paneles de puertas, volante, palanca del cambio y apoyabrazos. Le cede algo de terreno al aluminio cepillado en la consola central, pedales, parte superior de la guantera, paneles de puertas y los tres marcos de sus enormes pantallas. El conjunto de elegancia lo cierra los detalles en negro de alto brillo. Los asientos tienen las típicas costuras de rombos blancas. Los delanteros son los deportivos de dos piezas de Audi, con ajuste eléctrico, memoria y calefactables. El volante, el que mejor se maneja, tres radios achatado por su parte inferior (300 €). La parte trasera cuenta con parasoles manuales en las puertas y uno eléctrico en el portón (635 €).

Mención aparte merece su consola central. Tiene unas líneas muy limpias, sin apenas botones ya que cuenta con dos enormes pantallas táctiles a color, la superior de 10,1” y la inferior de 8,6”, desde ellas podremos manejar cualquier cosa del coche de manera muy intuitiva.  Si le sumamos la tercera pantalla del cockpit (12,3”), hace que este S6 tenga cierto aire futurista.

El motor del S6 es un TDI Quattro Tiptronic V6 de 3 litros y 349 cv, motor más que de sobra para mover un coche con unas dimensiones de 4,95 de largo, 2,10 de ancho, 1,44 de alto y ronda las dos toneladas de peso. Tiene 100 cv menos que sus antecesores, pero los ingenieros de Audi lo han sabido solucionar con soltura. Han conjugado un turbo normal y corriente con un compresor eléctrico, lo que le entrega un par muy alto desde prácticamente las 1.000 rpm. Como curiosidad, decir que su motor es electrificado, lleva un sistema llamado Mild hybrid que es un generador de arranque por correas con batería de 48 vóltios. De esa manera el coche es mucho más eficiente ya que recupera, almacena y vuelve a usar la energía para otros fines y por eso cuenta con la preciada pegatina ECO de la DGT.

Cuenta con 5 modos de conducción: Efficiency, Comfort, Auto, Dynamic e Individual. Cada uno de ellos hace que se regule electrónicamente la suspensión deportiva, el diferencial trasero, la dirección y con ello sus diferentes parámetros. Van de menor a mayor potencia. El primero se encarga de una conducción tranquila con entrega de potencia muy progresiva mientras que con el modo Dynamic se desbocan todos sus caballos según pisamos levemente el acelerador. Para variar (ironía), lo he conducido en este último modo un 98% del tiempo.

Tiene una conducción muy precisa y limpia, por algo es un Quattro, da igual lo que le exijas, le trae sin cuidado que sea ciudad o carretera, velocidad mínima o máxima, siempre va a ser ultra preciso en su trazada. Se debe a que tiene intervención activa de la dirección, lo que aumenta la estabilidad en el límite dinámico de dirección y reduce el radio de giro a altas velocidades.

No nos olvidemos que todo coche rápido ha de contar con una buena frenada, por supuesto el Audi S6 cuenta con pinzas delanteras de 6 pistones delante, discos de frenos de ventilación interna de 300 mm traseros y 400 mm delanteros.

El asistente de conducción es el más puntero que tiene Audi. Recopila en la unidad de control central los datos de los sensores de radar y ultrasónico y sus cámaras, lo que permite recrear el entorno para mayor seguridad. Cuenta a parte con sensores de lluvia y luces, asistentes de aparcamiento y frenada. Sensores de proximidad de objetos y un largo etc.

Para terminar diré, que como suele pasar en estos coches, la mayor pega es la económica. El básico parte de 83.000 €, la unidad de pruebas, con todos sus extras, ronda algo mas de 100.000 € y por supuesto no es un precio apto para la gran mayoría de bolsillos. Pero si el dinero no fuera un problema, creo que este Audi S6 es un firme candidato a coche para todo. Cuenta con un gran diseño, muy espacioso, tanto en sus plazas como en su maletero, tecnológicamente puntero, en conducción y entretenimiento. Gasta poco al ser TDI pero no por ello renunciamos a tener las sensaciones de un coche potente y además, no tiene ninguna restricción para circular gracias su pegatina ECO.

Así que solo me queda decir que, aunque los puristas lo vean como un paso atrás, hay que adaptarse o morir y este modelo concreto Audi ha sabido renovarse sin asomo de duda.

Galería Audi S6.

  • Prueba Audi S6