Saltar al contenido

Prueba Audi S3 Sportback, te quedarás con ganas de más

Audi S3 Sportback: nunca ser el segundo supo tan bien.

Audi tiene un par de denominaciones que a todos nos hacen soñar, la primera, RS, dos letras que literalmente, nos hacen casi volar. Y la segunda, S, como bien he puesto arriba, es el segundo mejor, pero nunca ser “solo” el segundo te deja una sonrisa tan amplia.

Es cierto que no tiene los 400 CV de su hermano hipervitaminado, el cual ya probamos el año pasado. Pero os aseguro que con los 310, da más que de sobra para disfrutar de cada minuto del recorrido.

El Audi S3 se empezó a comercializar en el año 1999, es un vehículo del segmento C y sus primeras versiones montaban como máximo 225 CV, algo que, en aquellos años, ya era una pasada. Ahora los ingenieros alemanes han ido mucho más lejos y han subido su potencia la friolera de 85 CV, ahí es nada…

A pesar de los años transcurridos desde su lanzamiento, ha cambiado tanto por fuera como por dentro, pero siempre conservando el espíritu y la apariencia de esos antecesores.

Este modelo es todo deportividad. Este era color rojo tango metalizado, lo que hacía resaltar todos los detalles del Audi S3. De frente, lo que atrae miradas es su gran parilla negra Singleframe con 7 listones horizontales y sus faros matrix led. En el lateral destacan sus llantas de 19” Wing de 5 brazos en acabado titanio brillante, pinzas de freno rojas con la leyenda S en blanco, lunas traseras oscurecidas y las tapas de los retrovisores en aluminio. La parte trasera se diferencia de un A3 normal por sus cuatro salidas de escape encastradas en un lip negro brillo y su difusor.

Entrar dentro de este Audi es respirar calidad y elegancia por todos los rincones. Está todo conjuntado al milímetro. Solo hay tres colores en el interior, negro, rojo y aluminio. Por descontado, como no podía ser de otra manera, los asientos delanteros son los deportivos semibaquet en cuero negro con las costuras en rojo brillante y el bordado de la letra S en el respaldo, son muy cómodos, pero a la vez cuentan con una gran sujeción y además son calefactables. Las plazas traseras tienen el tamaño justo, pero en viaje largo, mejor ir solo dos personas porque yendo 3 no hay mucha comodidad, no hay que olvidar que es un compacto deportivo. A pesar de que todo su interior es negro, por si techo solar eléctrico entra mucha luz, así que visualmente aumenta bastante el espacio.

El volante y la palanca de cambios son de cuero con las costuras rojas, ambos tienen el tamaño justo y tienen un tacto agradable y el volante de tres radios está achatado en su parte inferior y lleva las levas en su parte trasera.

En el apartado de la tecnología cuenta con dos pantallas. La que está situada tras el volante, Audi virtual cockpit de 12,3”, en ella tienes toda la información que necesites y es configurable en dos modos. La clásica, donde puedes ver todo como en una pantalla analógica o modo entretenimiento, donde puedes situar en la parte central el mapa de navegación, la música o lo que prefieras. La otra pantalla es de alta resolución, retractil, solo sale al accionar el botón start del coche y en ella se encuentra el sistema MMI Navigation plus con MMI touch que junto con el Audi connect, nos permiten manejar todas las funciones del coche, como el smartphone, su sistema de sonido, la navegación con tráfico a tiempo real y su select drive.

El maletero es unos de los puntos fuertes de este S3, la mayoría de deportivos pecan de tener muy poca capacidad, sin embargo, este cuenta con 340 litros ampliables hasta los 1.180 con los asientos abatidos. Si contamos su gran portón y el espacio de boca de carga, hace que cargar objetos grandes y voluminosos no sea un problema. Como ejemplo, decir que durante la semana de prueba, se me rompió el termo de agua de casa que es de 80 litros, pues no tuve ningún problemas para meterlo, sin necesidad de abatir todos los asientos y sin tener que echar hacia delante los delanteros.

El S3 tiene un motor 2.0 TFSI de 310 CV Quattro Stronic de 7 velocidades. Son nomenclaturas que no todos los coches pueden tener. Pero a pesar de su potencia, llega totalmente domesticado al volante, ya que su chasis y la tracción con capaces de depurar cualquier imprevisto. Lleva suspensión rebajada por lo que los pasos por curva son un juego de niños. Los consumos varían y mucho, puedes sacarle un 6,8 l si vas en conducción efficiency, ya os advierto, vais a sudar para sacar ese consumo, porque a lo me menos invita este S3 es a ir tranquilos o +10 litros si vas en modo dinamyc, que también os advierto, será el modo que más uséis porque es el modo que intensifica el sonido y hace que el coche responda casi antes de que lo pienses. Ya sea en ciudad o carretera, vais a disfrutar de cada metro que hagáis a los mandos de este coche. Los cambios de ritmo son super precisos y calculados, en este coche, cuando se trata de conducción, nada queda al azar.

Para frenarlo monta unos frenos ventilados, extremadamente eficientes. No necesitarás llevar abajo del todo el pedal para tener una respuesta contundente y eso, a partir de cierta potencia, es de agradecer.

Cuenta con muchos sistemas de seguridad como el Audi active lane, que te mantiene en el carril a velocidades superiores de 65 km/h aplicando una corrección en la dirección en caso de aproximarse sin intermitente a las líneas de la carretera. Si por el contrario vamos a menor velocidad, el asistente de conducción en atascos se encargará de mantener la distancia de seguridad con el vehículo que nos precede o tomar el control en caso necesario. Sensor de lluvia y luces, sensor de aparcamiento con cámara trasera y algunos que me dejo.

La verdad que es espectáculo de coche. Está claro que no es el RS3, son 90 CV menos y eso se nota, pero tampoco cuesta lo que su hermano mayor y no olvidemos que no hay casi ningún coche de estas características que lleve de serie 310 por lo que las sensaciones que no da nos va a resultar difícil encontrarlas en otro coche diferente.

Personalmente creo que merece la pena, sigue teniendo un gran sonido, una gran aceleración, es un coche que puedes llevar a cualquier sitio y usarlo en cualquier situación. Lo mismo te vale para irte de ruta que para llenar el maletero de compra y eso es algo que no todos pueden decir.

En resumen: El S3 siempre estará por detrás del RS3, pero eso no significa que sea malo. Sino lo crees, súbete a uno, verás como no puedes decir lo contrario.