Saltar al contenido

Prueba Audi RS3 Sportback, el unicornio de muchos

400 motivos para comprarse el Audi RS3.

Al comienzo de la andadura de esta aventura que es Adictos a la Gasolina tuvimos la oportunidad de disfrutar del RS3, lamentablemente en esa ocasión yo no pude disfrutar de esa experiencia. Pero esta vez con el nuevo, he podido disfrutar de la experiencia completa. Quiero anticipar algo, ha sido de los coches que más he disfrutado.

Estamos hablando de un coche que desarrolla la friolera de 400 CV, son cifras en las que se mueven algunos superdeportivos, solo que en este caso se trata de un compacto. Como era un coche especial, nuestra intención era hacer un viaje hasta el Valle del Jerte, pero la vida (como este Audi RS3) puede dar una vuelta muy rápida en cuestión de segundos y al final terminamos poniendo el coche mirando a Cuenca. Tengo que admitir que, con este coche, he perdido completamente la noción de cuantos kilómetros he hecho, desde que me dedico a esto de probar coches, por mis manos han pasado todo tipo de vehículos y los podría resumir en dos partes, los que te toca conducir y los que quieres conducir. ¿Hace falta que os diga en que parte está éste? Creo que no, cualquier amante de los coches disfrutaría como un niño con un juguete nuevo a los mandos de este Audi.

Audi RS3 Sportack frontal exterior

Estéticamente se diferencia sutilmente del A3, pero esa es su clave de éxito y es que el A3 es uno de los coches que más conduce la gente joven, por lo cual, el Audi RS3 es el unicornio que sueñan con poseer en sus garajes la gran mayoría de ellos. Con esto no quiero decir que estéticamente no resalte su deportividad, pero las diferencias estéticas han sido pensadas para que pueda ser otro coche que circula, sin las connotaciones negativas que supone el llevar un coche de estas características como el tener cuidado de donde lo aparcas, el no llevarlo a según qué sitios y un largo etcétera que los propietarios de coches que llamen la atención entenderán perfectamente.

Nada más acercarme al coche empecé a notar un cosquilleo por todo el cuerpo, era de los coches que esperas con ansias, de esos que cuando llega el día vas con una sonrisa inmensa de felicidad a recogerlo. Allí a lo lejos lo ves, entre todos los audis lo identificas, es el de la pintura azul Ara efecto cristal, el de la rejilla Blade con forma de panal de abeja en negro brillante con sus flamantes cuatro aros y lo mejor, esas letras que al verlas piensas, con este me lo voy a pasar muy muy bien, Quattro y RS3. Tras esa nomenclatura se esconde una estética más agresiva, embellecedores, tapas de retrovisores, barras laterales del techo y molduras en negro brillante, el splitter en el mismo azul de la carrocería, los cristales tintados y las llantas que son, bajo mi punto de vista, una de las señas de identidad de la marca alemana, las Rotor de 5 brazos en antracita pulida.

Una vez vista la estética, te montas y el viaje comienza cuando pulsas el botón de arranque. Ese simple gesto te transporta a LA CONDUCCIÓN, en letras mayúsculas. Lo pongo así porque coches contados con los dedos de una mano (me sobrarían dedos) me han producido esa sensación de control y potencia. Pero vamos por partes que de la emoción me adelanto. Según arrancas, escuchar tronar esos 400 caballos, es música celestial, aquí solo señalar que me gustaría que estuviera peor aislado, pero por el simple hecho de notar cada uno de esos caballos de potencia dentro del habitáculo.

Mañana publicaremos la prueba del Audi RS3 que tuvimos en Abril, no os la perdáis! #audi #rs3 #sound #nice #400hp #turbo #instavideo

Una publicación compartida de Adictos a la gasolina (@adictos_a_la_gasolina) el

Y si truenan al arrancar, imaginad como suena cuando esta bestia de Audi comienza a rodar. Como bien hemos dicho antes, por su estética no es un coche excesivamente llamativo, pero cuando lo conduces te das cuenta que es todo un rompe cuellos. Sitio por el que pasea, sitio que el sonido hace que se den la vuelta varias personas. Tengo que admitir que eso es un plus a la hora de conducir un coche así.


Una vez en el garaje de casa, observamos que en su carrocería hay otros elementos que con la emoción del momento nos habían pasado desapercibidos. Los faros son Matrix LED, las llantas de aleación ligera, aunque son todas de 19, pero cambia la medida delantera y trasera, siendo de 8,5J x 19 y neumáticos 255/30 R19 y de 8J x 19 y neumáticos 235/35 R19 respectivamente. A su vez monta un equipo de frenos carbocerámicos RS de alto rendimiento aligerados en el eje delantero. Las pinzas de frenos delanteras están pintadas en gris antracita brillante y llevan la inscripción de RS. En la parte trasera del coche podemos encontrar las dos colas de escapes deportivas RS.

Audi RS3 Sportack parte trasera

Una vez que le hemos realizado una radiografía exterior, lo dejamos descansar, al día siguiente nos lo llevamos de excursión a la ciudad de las casas colgantes.

No sé si recordaréis cuando éramos pequeños y había una excursión, esa sensación de no tener colegio y de pasar un día diferente rodeados de amigos. Pues algo parecido es lo que sentía cuando por la mañana me puse a los mandos de este coche para devorar kilómetros. Con este tipo de coches siempre planeo ir a sitios lejos de casa (Madrid) por aquello de echar fotos en otros sitios, pero la realidad es bien diferente, no es por las fotos, es por conducir los máximos kilómetros que se pueda. Es más, si fuera por mí, casi que dormiría dentro de según qué coche. Esto último es algo con lo que mi mujer no está nada de acuerdo…

Pero lo dicho, conducir este coche es un juego de niños, me lo pasé genial, se nota que los ingenieros de Audi pensaron en todos los detalles. Los asientos delanteros son semibaquets calefactados, cosa de agradecer ya que esos días por allí la nieve en los caminos llegaba a la rodilla.

Audi RS3 Sportack interior completo

La tapicería es cuero nappa fina negra del mismo tono que el resto del interior del Audi RS3, no me cansaré de repetirlo, estos interiores son sumamente elegantes y para mi gusto, el mejor color para ello. Si a ello le sumamos los detalles en rojo le aportamos una deportividad al conjunto digna de semejante bestia. Los asientos en concreto llevaban no solo las costuras dobles en rojo, sino el entramado lateral de los asientos en el mismo tono, sin olvidar por supuesto las siglas RS grabadas en el cuero a la altura del cuello. La ergonomía de los asientos es de las mejores, recogen el cuerpo lo suficiente para que cuando cojas cualquier curva con semejante potencia no te desplaces, pero con la dureza justa para que puedas hacer un viaje largo y no terminar con la espalda hecha un 7. Los asientos traseros, como los delanteros son muy cómodos, aunque es 5 plazas, pero si quieres viajar cómodo mejor que solo vayan dos personas detrás. El volante es de mis favoritos, de tres radios y achatado en su parte inferior, todo negro y tapizado igual que los asientos.

A la hora de manejar las funciones como teléfono, música y demás contamos con el Audi virtual cockpit que ya montan en la mayoría de modelos.

Audi RS3 Sportack audi virtual cockpit

Destacar el gran equipo de música Bang & Olufsen, aunque lo probamos para contaros que tal y poderos decir que el sonido es muy nítido aunque esté a un gran volumen. Pero usamos poco, porque preferíamos ir oyendo el rugido del motor que es la mejor música que podemos escuchar los adictos a la gasolina como yo.

Nombradas ya las características del coche vamos con lo que de verdad importa: El viaje y su comportamiento en carretera. Creo que el llevar un coche de 400 caballos ya lleva implícita una potencia y un comportamiento excepcional. Pero las expectativas se quedan cortas, pisar ese acelerador y que en 4 segundos llegue a 100 y en poco más se ponga al doble, es algo que solo está al alcance de unos pocos coches de calle. Si el copiloto que te acompaña no está prevenido, el tirón que sufrirá su cabeza, hará que te suelte un par de improperios por no avisarle. De los coches que han pasado por mis manos hasta el momento, es de los que más aceleración tiene. Lo malo de esto, porque sí, todo en esta vida tiene un lado malo, incluso estos cochazos, es que el carné de conducir solo dispone de 15 puntos, que se verán drásticamente reducidos sino estás pendiente de las velocidades a las que te mueves y es que este Audi RS3 cuenta con la deslimitación de velocidad a 280 km/h. Eso significa que cuando en el resto de coches normales tienes la sensación de ir a 90, vas a esa velocidad, pero cuando en este tienes la sensación de ir a 90, vas a velocidad muy superior de la permitida legalmente. En este sentido, durante la semana de pruebas, tuvimos que ir siempre con un ojo en el marcador de velocidad para evitar problemas mayores.

Algo de agradecer es que monte los frenos antes mencionados, eso hace que se puedan frenar en segundos esos 400 caballos. Son una maravilla, no solo porque sean capaces de frenar en seco en caso necesario sin salirte de la trazada, sino porque no es necesario pisar el pedal a fondo para ello. Tienen un tacto muy logrado ya que son suaves, pero no por ello pierden un ápice de potencia.

Audi RS3 Sportack frenos

Con este coche se disfruta de cada recta y cada curva, en el viaje de ida a Cuenca fuimos por carretera secundaria y por autovía, no sabría deciros en cual disfrute más. Por un lado, pisar el pedal y que dé todo de sí es una auténtica gozada, pero por otro el “tramear” con él por esas carreteras con los arcenes llenos de nieve, hace que el cuerpo alcance un nivel de disfrute comparable con pocas cosas. Otro aspecto a destacar es como se mueve por dentro de la ciudad, una vez allí subimos por esas cuestas y esas calles que te transportan al pasado, con sus adoquines helados, que en otro coche hubiera sido un quebradero de cabeza, pero que este Audi RS3 con su tracción Quattro hizo de esa tarea un juego de niños donde cada calle era una sonrisa y un disfrute mayor que la anterior.

Por supuesto allí, como en todos los sitios por donde nos movimos esa semana, el coche acaparaba toda la atención allí por donde pasaba con ese sonido celestial del nuevo motor con bloque de aluminio de cinco cilindros, con 33 cv más y 26 kg menos que el anterior modelo. Cuenta además con una transmisión de 7 marchas automática de doble embrague S Tronic y la tracción Quattro mencionada anteriormente. Todo ese conjunto le hace toda una bestia en casi cualquier medio que se le ponga por delante. El consumo sin embargo nos dejó gratamente sorprendidos, ya que, en una conducción normal, se mueve en torno a los 9 litros, algo que coches con menos de la mitad de potencia hacen.

A pesar de que los caminos no son su fuerte (algo obvio). Una vez en Cuenca se nos ocurrió subir a la ciudad encantada, con tan mala suerte que el temporal de nieve que hubo unos días antes, dejo la subida hecha unos zorros. Algunos lugareños nos advirtieron que solo subían los 4×4 y que viendo nuestro coche, palabras textuales: Allí os será imposible llegar. Pues nosotros nos liamos la manta a la cabeza y allí que subimos confiando plenamente en san Quattro de Audi. La apuesta nos salió bien y después de dejar la carretera, pudimos avanzar incluso unos cientos de metros por la tierra sin ningún tipo de problema. Pero a pesar de ellos tuvimos que darnos la vuelta cuando la nieve nos cortó el paso porque llegaba al medio metro de espesor.

Ayer nos fuimos de ruta con el RS3 por Cuenca. #audi #audirs3 #quattro #cuenca #tfsi #400cv #turbo #instapic #instacar #nice #like #nikon #d7200 #motor #deportivo #nieve

Una publicación compartida de Adictos a la gasolina (@adictos_a_la_gasolina) el

La vuelta nos hizo probar los faros Matrix LED que monta. Era noche cerrada, con curvas cerradas y reviradas, pero de nuevo, un comportamiento impoluto hasta que llegamos a Madrid, nosotros muertos de andar arriba y abajo por esas cuestas infinitas y el coche manchado, pero pidiendo guerra para la siguiente aventura.

Aunque esa fue la más extensa, también lo metimos por Chinchón, Aranjuez y diversos pueblos con encanto. Por supuesto también por las maravillosas y magníficas calles de la capital y sus atascos. En dichos atascos tengo que confesar que incluso disfruté, y es que el sonido que emite el motor incluso al ralentí hace que no te importe tanto tardar una hora en cruzar la ciudad.

En resumen, es un coche que desde el primer hasta el último segundo disfruté, daba igual cuando o donde, en ciudad o en carretera, rápido o despacio, siempre y si, repito, siempre, te saca una sonrisa enorme a ti y a todos los que vayan dentro del coche. Sin tener un consumo excesivo con una conducción normal. Pudiendo llevarlo a cualquier lado porque es un lobo con piel de cordero. Es de los coches más completos que hemos probado.

Ojalá pronto Audi nos dé otra alegría, nos deje probar algún otro primo mayor de este fantástico e increíble Audi RS3 y así os lo podamos volver a contar.

Fotografía: Nikonizando Photography