Saltar al contenido

Prueba Audi Q5; un SUV para todo

El mediano de los hermanos, el Audi Q5, mejora en todos los sentidos para convertirse en uno de los SUV más completos del mercado actual

Si preguntamos a la gente sobre si conocen algún vehículo de la Serie Q de Audi, la gran mayoría nos diría que el Q5, y esto no es de extrañar ya que es uno de los modelos con más éxito en la marca de los cuatro aros. A sus espaldas tiene una trayectoria de ya 9 años y en su nuevo lavado de cara comparte plataforma con su hermano mayor, el Q7.

Exterior.

Para esta ocasión la nueva generación del Q5 se presenta con unos rasgos más marcados y con una silueta que le otorga una sensación de mayor robustez. El frontal continúa con las ya clásicas líneas de Audi que tan familiares nos resultan y tan buena acogida siguen teniendo entre su público. En él destaca su prominente parrilla Singleframe, acompañada de unos faros Matrix Led que le confieren una mirada más agresiva que en la anterior generación. Observándolo lateralmente apenas se notan cambios, salvo que los nervios están algo más acentuados y las líneas no son tan redondas.

Audi-Q5-2017-Adictos-a-la-Gasolina-25

En la parte posterior tampoco se aprecian grandes cambios y las líneas horizontales se siguen encargando de destacar la anchura. En la parte superior nos encontramos un tímido spoiler que aporta un cierto carácter deportivo a este SUV. El conjunto entre el color gris manhattan metalizado y las llantas de aleación de 20” de 5 radios segmentados en gris contraste (con neumáticos 255 45 R20) crean el equilibrio perfecto entre elegancia y deportividad que Audi es capaz de lograr con gran maestría en todas sus creaciones.

Interior.

La calidad en el interior se nota nada mas abrir el coche y echar el primer vistazo. Esto se debe a que la unidad de pruebas viene equipada con el paquete deportivo S Line, un extra que recomendamos para ganar algo más de brillantez en un interior que por si ya podríamos considerar de sublime. Además, con el paquete S-Line, los asientos son de diseño deportivo y están tapizados en piel y tela, contando con una ergonomía y una sujeción perfectas. Como viene siendo habitual en el grupo VAG, nos encontramos con dos grandes pantallas.

Audi-Q5-2017-Adictos-a-la-Gasolina-4
Prueba Audi Q5; un SUV para todo

En ellas disponemos de toda la información necesaria del vehículo. La primera es la ya conocida Audi Virtual Cockpit que se sitúa detrás del volante, el cual es de tres radios, está tapizado en cuero y es achatado en su parte inferior, característica que no nos termina de convencer. En medio del salpicadero se sitúa la pantalla del sistema MMI Navegación plus con MMI all-in-touch. En las plazas traseras también se ve reflejado el acabado deportivo y, al igual que en la parte delantera, lo asientos son muy cómodos y hay muchísimo espacio para que tres adultos viajen sin ningún problema durante un trayecto largo. El maletero cuenta con una capacidad de 550 litros, que podemos ampliar hasta los 1550 litros si abatimos los asientos. Una vez abierto no tendremos problemas para cargar cualquier tipo de volumen por la altura y anchura que nos proporciona su gran boca de carga.

Motor y comportamiento.

La unidad que hemos estado probando venía equipada con el motor 2.0 TDI de 190 CV. Se trata de un motor que desarrolla 400 NM de par y acelera de 0 a 100 km/h en 7,9 segundos. La potencia máxima la entrega entre las 1.750 y las 3.000 revoluciones, aunque es muy lineal y en cualquier régimen te proporciona la potencia adecuada para solventar lo que se presente. Además, el motor está diseñado para ofrecer una buena eficiencia y unos consumos bajos que rondan aproximadamente los 6 litros o menos en una conducción eficiente. Obviamente, si el tipo de conducción es más deportiva o sobre tierra, los consumos se disparan hasta más allá de los 9 litros. Su interior está muy bien insonorizado y el motor no transmite ningún tipo de vibraciones al interior. Al volante las sensaciones que transmite es que es un SUV muy ágil que a la vez ofrece una excelente comodidad para los pasajeros. Su suspensión neumática adaptativa hace que se convierta en un vehículo apto para un uso diario y con el que también se obtienen buenas notas en el apartado offorad, gracias al sistema “Lift /offroad” el cual es funcional hasta los 35 km/h y nos eleva la carrocería 45 mm. Si a esto le sumamos que cuenta con la nueva tracción quattro, la cual es capaz de trabajar de forma predictiva y reactiva, el resultado que se obtiene es sorprendente. Por ciudad se mueve con sorprendente agilidad, aunque sus grandes dimensiones nos pueden poner en algún aprieto.

Donde más a gusto se siente es en trayectos por autopista y autovía, donde logra la mayor eficiencia en el consumo y además se muestra muy estable y con una calidad de rodadura excelente. Pero es una de las cosas donde más a mejorado la nueva generación respecto la anterior, es en su chasis. Ahora el modelo es mucho más estable y el balanceo de la carrocería se han reducido considerablemente, algo que se agradece en conducción deportiva por cualquier carretera secundaria. Además, con el modo Dynamic activado, y gracias a su suspensión neumática, la carrocería reduce la distancia al suelo, acercando más el modelo al piso y ganando estabilidad en el paso por curva. Otro gran paso adelante de esta nueva generación del Audi Q5 es en la conducción offroad. Cierto es que pocos serán los que vayan a darle ese uso, pero es un modelo que se presta a ello. Sus ángulos de ataque y salido son muy buenos y permiten superar casi cualquier obstáculo. Además, y una vez más gracias a la suspensión neumática, la carrocería puede elevarse, ganando así unos centímetros que pueden ser esenciales. De este modo, el Q5 no solo sirve para carreteras sin asfaltar en buen estado, sino que también permite ir más allá y disfrutar de una conducción más offroad. No obstante, y por desgracia, pocos serán los que se atrevan a ello.

Conclusión.

La nueva generación del Audi Q5 es un vehículo para todos los públicos, ideal si realizas algunas escapadas al campo. En ellas podrá acompañarte de toda la familia por su gran espacio interior y de maletero. Su motor no es excesivamente divertido, pero sí lo suficiente para lograr una conducción eficiente en todos los ámbitos y que, de vez en cuando, puede darte una pequeña alegría. A resaltar por encima de todo, las excelentes calidades a las que Audi siempre nos tiene acostumbrados. Desde los pequeños detalles hasta los grandes y mas visibles no hay ni un solo pero que se le pueda sacar. A pesar de que la nueva generación del Audi Q5 parte desde los aproximadamente 41.600 euros, nuestra unidad alcanzaba la friolera de 75.000 euros a causa de la multitud de extras que equipava como por ejemplo el paquete S-Line o el Audi Virtual Cockpit. Sin duda la marca de los cuatro aros es una apuesta segura, algo que euda reflejado también en la nueva generación del Q5.