Saltar al contenido

Prueba Audi Q3 35 TDI S-Line, un SUV muy compensado

Probamos el Audi Q3 35 TDI, uno de los motores mas compensados.

Hoy nuevamente nos ponemos a los mandos de un Audi, en esta ocasión, uno de los modelos que más podemos ver por nuestras ciudades, el Q3. Sin embargo y como es habitual en los modelos que llevan años en nuestro mercado, a llegado la hora de renovarlo un poco y dar paso a la segunda generación.

Antes de ponernos a comentar esta segunda generación, considero necesario recalcar el éxito que tuvo la primera, vendiendo algo más de 1,1 millones de unidades en todo el mundo y cerca de 45.000 en nuestro país. Teniendo en cuenta las cifras de esa primera generación, sin lugar a dudas, se espera que la segunda la supere en número de ventas.

Si hay algo que destaca en el nuevo Audi Q3 2019, a parte de su cambio de imagen, es su mayor tamaño. Tiene unas medidas de 4,484 metros de largo, 1,856 de ancho y 1,585 metros de altura. En este último apartado es necesario hacer un pequeño paréntesis, y es que, aunque lo parezca por su cambio de imagen, no ha crecido en referencia a su antecesor, sino que a disminuido en 5 milímetros.

En el momento de adquirirlo, podemos hacerlo con cuatro acabados diferentes. Actualmente parte desde los 38.630 euros el modelo más básico, hasta los 46.730 euros que cuesta el modelo Audi Q3 Black line edition (todos ellos con los extras que trae el propio acabado).

La unidad que hemos podido disfrutar nosotros cuenta con uno de los acabados más comerciales y deportivos de la marca, el S-Line, con un precio de partida de 44.730 euros.

Exterior.

Echando un vistazo rápido a la parte estética de este nuevo Audi Q3 2019, uno de los detalles que nos encanta, aparte de la nueva parrilla singleframe octogonal, son los faros LED. Los han rediseñado con forma de calza y los han orientado al interior, con eso han conseguido darle un toque imponente al frontal. Aunque siendo prácticos, personalmente y teniendo en cuenta la diferencia de precio, yo optaría por los faros Matrix LED (+855 €). Destaca también su parachoques con tomas de aire más grandes en este acabado, con la parte inferior en otro tono de gris más oscuro, diferente al de la pintura Gris Cronos metalizado del resto de la carrocería.

El lateral tiene unas líneas muy definidas. Eso se debe en gran medida al nervio que recorre todo el lateral, desde el faro delantero al trasero, sumado al encuadre de las ventanillas y las barras del techo en aluminio anodizado. Los toques suv los dan sus molduras y pasos de rueda en gris Manhattan metalizado.

Nuestra unidad llevaba montadas unas llantas de 18” de 5 radios con una bifurcación y forma de hélice, las cuales vienen de serie con el acabado, pero opcionalmente podemos equiparlo con unas llantas de 19” o 20”.

En la parte posterior podemos observar unos ligeros cambios en los pilotos posteriores, que han sido afilados si los comparamos con su predecesor y en el paragolpes, que han actualizado con una linea inferior en contraste del mismo color que el lateral y el frontal.

Interior.

Una vez habiendo repasado los aspectos más relevantes del exterior, toca dar paso al interior del nuevo Audi Q3 2019. Abrimos la puerta del conductor y accedemos al habitáculo, lo primero a destacar en este nuevo modelo, es la facilidad con la que se puede entrar y salir del vehículo.

Una vez acomodados en el asiento del conductor y tras haber pasado unas horas conduciéndolo tanto por ciudad como por carretera, se nota y agradece el crecimiento de las cotas que hemos comentado anteriormente, ya que eso se traduce en un mayor espacio para sus ocupantes. Si a eso le sumamos los asientos deportivos en piel negra, a juego con toda la tapicería interior, incluso el techo, tenemos una muy cómoda experiencia de conducción.

El aspecto interior, como el salpicadero han sido cuidados al detalle y aunque su diseño opta por la sencillez, se encuentra presidido por una pantalla táctil de 26 cm, con el sistema de infotainment al que Audi ya nos tiene acostumbrados y que tan buen resultado da.

El volante es el deportivo, en piel, de tres radios, con levas para el cambio S-Tronic y achatado en su parte inferior, mi favorito por su manejabilidad. . Detrás se encuentra el Audi Virtual Cockpit. Donde aparte de todos los detalles típicos de un cuadro de instrumentos, también podemos observar gran parte de las opciones que nos ofrece el infotainment, tales como las indicaciones del GPS, nuestra agenda telefónica, la lista de reproducción de nuestra música, etc.

Pasando a las plazas traseras, éstas ofrecen bastante espacio para los ocupantes, incluso para los que midan algo más de 1.75 metros. Y aunque pueden ir 3 adultos en este Q3, si vamos a viajar muchas horas, lo ideal es ir dos. Además, en la plaza central, el túnel de transmisión resta algo de espacio para los pies y aunque no sea un problema, personalmente creo que es algo que a tener en cuenta en viajes largos, de ahí mi consejo anterior.

En el apartado del maletero, partimos de un portón que podemos abrir pasando el pie por la parte inferior del vehículo, facilitándonos la carga si vamos con las manos ocupadas. Aquí nuevamente se agradecen y notan sus nuevas medidas y es que el maletero ha crecido hasta los 530 litros. Si además, adelantamos la fila de asientos trasera, dicha capacidad se ve aumentada hasta los 675 litros y abatiendo esta fila por completo, obtenemos algo más de 1525 litros.

Motor y comportamiento.

El nuevo Audi Q3 cuenta con varias motorizaciones, la unidad de la que hemos podido disfrutar nosotros era la que venia equipada con el motor 35 TDI S Tronic, eso se traduce a una motorización diésel de 2.0 litros que desarrolla 150 Cv.

Es un motor con fuerza, no tiene ningún problema en mover los 1650 kg que pesa el Audi Q3. Destaca por su elasticidad y el bajo consumo que logra gracias a la caja de cambios S-Tronic que equipa, quedándose la media en aproximadamente 6 litros. Este motor quizás sea la opción más acertada para un uso diario, tanto para movernos por la urbe como para salir de ella. Desde bajas revoluciones nos ofrece un considerable empuje, muy lineal pero constante. A esto hay que sumarle que el nivel de vibraciones que se perciben dentro es mínimo, lo cual incrementa su comodidad.

La distancia entre ejes es mayor que en el anterior, llegando a los 2,68 m y sumado a la suspensión deportiva, que trae de serie el paquete SLine, la experiencia de conducir, se torna un juego de niños

El comportamiento del Audi Q3 es muy similar al de un utilitario. Con un firme paso por curva y ágil en los movimientos rápidos. De hecho a sus mandos, no parece que vayamos en su suv, si obviamos la altura del puesto de conducción.

Como todos los audis, cuenta con diversos modos de conducción: Confort, effiency, individual y dinamic. Éste último, como siempre, el más nervioso y divertido.

Conclusión

Lo han vuelto a conseguir con su nueva generación de Q3, un coche equilibrado tanto en carrocería como en espacio y motor. Con una calidad y un diseño de una gran marca como es Audi. Un suv con conducción de berlina, pero con posibilidad de circular por terrenos diferentes al asfalto sin renunciar por ello a una comodidad interior, ni tener un consumo excesivo.

En mi opinión, tienen otro super ventas entre manos. El tiempo dirá si tengo razón.

Galería Audi Q3 35 TDI.