Saltar al contenido

Prueba Abarth 124 Spider, ultimo adiós a ese pequeño matón.

El Abarth 124 destaca por ser un pequeño deportivo biplaza con el que la diversión esta asegurada.

Hay un año importante en la marca del escorpión: 1949. Es la fecha en la que Karl Abarth y Guido Scagliarini fundan una marca que contribuye con muchas novedades y muchos récords en multitud de disciplinas, dejando una huella imborrable en el automovilismo italiano y mundial.

La filosofía del escorpión es clara, crear una pequeña pero potente máquina de alto rendimiento, que sea a su vez manejable y malvada, como dicho animal.

En los 60 revoluciona los deportivos rompiendo muchas marcas en diversas categorías. La más curiosa, la que lo llevó a adelgazar 30 kg con una dieta a base de manzanas para poder entrar en el habitáculo de un monoplaza, un Clase E, con el que por supuesto, pulverizó el récord anterior de aceleración.

Ya en el 2016, aprovechando el salón del automóvil de Ginebra, se presentó al público el Abarth 124 Spider con 170 cv. Esta versión podremos diferenciarla fácilmente por sus retrovisores y spoiler delantero en rojo brillante y su tapa de maletero y capó en negro.

Es un roadster biplaza de tracción trasera, fabricado en Hiroshima como su hermano y rival, el Mazda MX-5, pero con notables diferencias, como su motor sobrealimentado por un pequeño turbocompresor y por supuesto el diseño italiano basado en su predecesor el Fiat 124 Sport Spider de 1966.

En Adictos a la gasolina, hace ya algo más de un año, tuvimos la oportunidad de probar el Fiat 124 Spider, el cual nos encantó, pero nos dejó con la curiosidad de probar el Abarth 124 Spider, al fin hemos podido hacerlo.

Exterior.

Estéticamente las diferencias con el Fiat son pocas. Aunque no por ello, es menos llamativo. Y es que, si la versión light atraía miradas, la versión vitaminada hace que muchas cabezas se giren a su paso.

Este en concreto era de color negro San Marino, el más discreto de todos, con detalles en rojo, aluminio y antracita. Su frontal tiene un enorme capó con líneas muy agresivas y el logo de Abarth, a continuación, destaca su parrilla con forma de hexágono aplastado flanqueado con sus grandes ópticas LED divididas en tres alturas. Las dos últimas enmarcadas por embellecedores en negro mate. Su línea inferior tiene una banda roja brillante a juego con los retrovisores y las cuatro pinzas de freno. En el lateral y de color antracita llaman la atención sus llantas de 17” (205/45/17) con radios en forma de U. Su parte trasera es bastante clásica, a pesar de eso, su sistema de escape Abarth con cuatro salidas, te hacen darte cuenta que es un coche de todo menos corriente.

Interior.

El interior es de los que me gustan, no parece que estás dentro de una nave espacial. Los asientos son de piel en color rojo y negro alcántara, con las letras Abarth bordadas. Son calefactables, cosa que se agradece cuando no hace buen tiempo. La mitad inferior del salpicadero está forrada en pielal igual que el freno de mano, el volante, el pomo y los reposabrazos central y de las puertas. A parte de la piel, también tiene acabados en aluminio: los radios del volante, el cerco de la palanca de cambios, los cercos de las salidas de aire, los pedales y las agarraderas y las palancas de apertura de las puertas.

En el apartado tecnológico cuenta con una pantalla de 7” desde la que poder controlar entre otras cosas, el navegador, el bluetooth, la radio y su magnífico equipo de sonido de 9 altavoces y subwoofer con amplificador que hace que escuches tanto la música como una llamada a la perfección, aunque vayas a descapotado por la autovía.

Pero sin lugar a dudas, el apartado más llamativo de este Abarth 124 Spider es el del motor y su comportamiento, que también es donde encontraremos más cambios.

Motor y comportamiento.

Viene equipado con un motor 1.4 Multiair de 4 cilindros que desarrolla 170 Cv, una caja automática Aisin de 6 velocidades, un diferencial autoblocante mecánico Abarth D.A.M. y una suspensión deportiva. Sois muchos lo que ahora mismo podéis estar pensando que un motor de 1.4 litros puede ser pequeño para este coche, que 170 Cv se quedan cortos, etc. Vamos a ir por partes.

Cuando le damos al botón de arranque, parece que se haya invocado a un pequeño demonio por el sonido que emerge por sus 4 escapes Record Monza. Ya solo con eso puedes hacerte una idea de lo que te espera después, pero sea lo que sea que hayas pensado, se queda corto.

Hay que tener en cuenta que pesa solo 1.135 kg, tiene una altura de 1,23 metros y un largo de 4 metros, por lo que te da un pase directo para una de las conducciones más divertidas que nos hemos encontrado en Adictos a la gasolina.

La aceleración es instantánea, a la vez que tu cerebro piensa la orden de subir los km este escorpión ya lo ha hecho. Pocos pasos por curva hay tan precisos y pegados al suelo. Eso en autovía. Si lo que quieres es disfrutar a tope de su conducción te recomendamos que busques una carretera con infinitas curvas ya que ahí es donde vas a ver su verdadero potencial. Para frenar tanta garra cuenta con unos frenos Brembo que te clavan en el sitio en caso de necesidad.

Si te metes en ciudad, no tendrás problemas porque es un coche muy manejable y relativamente pequeño, así que la conducción en las grandes urbes será pan comido. A la hora de aparcar, te lo pondrá fácil su sensor de aparcamiento con aviso acústico.

El consumo en este tipo de coches creo que es algo secundario, aún así nos sorprendió para bien, en conducción normal unos 7.5 mixta, que como es lógico sube si lo llevas brioso.

Resumiendo, en pocas palabras: Nos ha encantado, hemos ido super felices al volante de este Abarth. No es un coche que se vea, por lo que si lo llevas, tienes que acostumbrarte a ser el centro de miradas, también ayuda a eso, que sea uno de los coches con el sonido más bonito que han pasado por aquí.

Ya se que muchos pensareis que no es práctico, pero este tipo de coches no han sido creados para serlo. Es un coche para disfrutar de cada momento que lo conduces, para sentir lo que es de verdad unirte con la carretera en cada tramo, un coche de los que ya no quedan apenas, auténticos y con alma. El alma del escorpión.

Lamentablemente hace poco se ha dado a conocer la noticia de que el Abarth 124 Spider dejara de estar en nuestro mercado y es que FCA ha decidido ponerle punto y final. Ya que las ventas no han dado el resultado que se esperaba tras la gran inversión que se realizó para logar dar vida a este emblemático modelo que homenajeaba al 124 diseñado por Pinifarina en 1966.

Galería Abarth 124 Spider.