Saltar al contenido

Uno de los Porsche 959 que corrió el Dakar sale a subasta

La casa RM Stheby quiere subastar uno de los Porsche 959 que corrió el París-Dakar en 1985 a mandos de René Metge, pero que no terminó la carrera. Aun así se espera que alcance una cifra de unos cuantos millones de dólares.

Las subastas de la casa RM Sotheby, en especial las de coches, son para muchos, auténticos escaparates dignos de los mejores sueños que un petrolhead puede tener. También imposibles de conseguir para la mayoría de mortales, pues los precios de estas codiciadas máquinas alcanzan las nubes, o incluso más. La que hoy nos ocupa es la subasta especial por el 70 aniversario de Porsche, que saldrá a la venta en octubre, y realmente se trata de una pieza única; es la primera vez que un Porsche 959 París-Dakar sale a subasta, pues se trata de uno de los únicos tres Porsche que corrieron la prueba más emblemática a nivel off road en 1985.

El coche en cuestión que saldrá a subasta, cuyo número de serie de su chasis es 010015, realizó el París-Dakar en el año 1985, conducido por René Metge y copilotado por Dominique Lemoyne. Por desgracia no pudieron terminar la carrera pues se retiraron debido a un fallo mecánico. No obstante, sirvió como laboratorio para pruebas de Porsche y el año siguiente consiguió a victoria el mismo René Metge, a mandos de otro Porsche 959.

El Porsche 959 fue originalmente construido para participar en el mítico Grupo B de rallies, pero sus aspiraciones se vieron truncadas con la desaparición de esta categoría. No obstante Porsche utilizó el modelo 959 en diversas pruebas, pero las más  famosas y emblemáticas son en Le Mans y en el París-Dakar.

Los coches que Porsche usó para correr el París-Dakar en 1985 derivaban del 959, sino que se trataba de Porsches 911 especialmente modificados. Para empezar el motor era un bloque atmosférico de 3,2 litros de cilindrada y no el 2,9 biturbo de 450cv que utilizaría el 959. Aun así equipaban los paneles de la carrocería del 959, el sistema de tracción integral (modificado para tal prueba), así como también la suspensión del nuevo modelo, convenientemente reforzada y con 30 cm de altura libre.

Este rarísimo ejemplar que sale a subasta espera obtener entre 3 y 4 millones de dólares, aunque no acabase la carrera (imaginad si la termina), una cifra que casi triplica lo que vale un Porsche 959 de calle.