Saltar al contenido

Opel Insignia GSI, un deportivo puramente emocional

El nuevo Opel Insignia GSI cuenta con tracción integral, turboalimentación y una  y transmisión automática de ocho velocidades.

El nuevo Opel Insignia GSI ha sido preparado para ser todo un deportivo con el que el conductor disfrute al máximo de las sensaciones. El nuevo sistema de tracción integral cuenta con un sistema de reparto vectorial de par con el que se consigue una experiencia de conducción inigualable.

Opel-Insignia-GSi-Grand-Sport-adictos-a-la-gasolinaEl resultado conseguido con el Opel Insignia GSI es de un excelente equilibro  peso / potencia gracias a un diseño ligero, acompañado del motor de 2.0 litros turbo. Exteriormente destaca el alerón de la parte posterior para aumentar la carga aerodinámica que solicitaba el eje trasero.

Como ya es costumbre en este tipo de vehículos, la puesta a punto ha sido realizada en el famoso circuito de NürburgringDonde los ingenieros de Opel se han encargado de diseñar un chasis completamente nuevo para el Insignia GSi. Ahora cuenta con unos muelles 10 mm más cortos y unos  amortiguadores deportivos que reducen considerablemente los movimientos de la carrocería. Uno de los apartados más importantes, es la frenada, donde se ha contado con la reputada marca Brembo, la cual se ha encargado de suministrar unas pinzas de cuatro pistones. El chasis cuenta con la tecnología FlexRide, la cual adapta los amortiguadores y la dirección en fracciones de un segundo y la centralita se encarga de cambiar también la calibración de del pedal del acelerador.




El conductor dispone de varios modos de conducción, «Standard», «Tour» y «Sport». Y en función del modelo escogido por el conductor, el coche cambiará la suavidad del volante y la respuesta del acelerador.