Saltar al contenido

Lexus crea el prototipo de vehículo lunar «Zero Gravity»

Las versiones finales se inspiran en el prototipo Lexus LF-30 Electrified

Zero Gravity –Gravedad cero– es un Lexus sin igual, un vehículo del estilo de una motocicleta que recorrerá como una bala la superficie de la Luna, a 500 km/h. Velocidad, emoción y tecnología futurista, envueltos en el más sofisticado diseño Lexus.

Quizá no sea un modelo de producción, aún, pero ha sido creado con una imagen impresionante por el equipo del estudio europeo de diseño avanzado ED2 de Lexus e incorpora todos los sellos de una “experiencia increíble” de la marca.

A pesar de que se desligaron de todas las normas habituales de la creación de vehículos premium, los diseñadores pudieron inspirarse directamente en su más reciente y rompedor trabajo, el futurista prototipo eléctrico Lexus LF-30 Electrified.

La idea original del Zero Gravity surgió de Karl Dujardin, y fue la escogida entre una serie de prototipos presentados por diseñadores y arquitectos de prestigio internacional, ajenos al mundo de la automoción. Su trabajo denota una gran imaginación y se centra tanto en el placer de “conducción” que ha de ofrecer el entorno lunar de baja gravedad como en los aspectos prácticos de llegar de A hasta B a través de un paisaje duro e inhóspito.

Todo surgió de un concurso de ideas acerca de cómo podría ser un futuro mundo lunar, convocado por la revista internacional de arte y diseño Document Journal. Se escogieron siete propuestas para su desarrollo en el ED2 y su inclusión en la Muestra de diseño lunar de la revista.

“El equipo de diseño tenía ya la mirada puesta más allá de la producción a corto plazo, en cómo la tecnología avanzada cambiaría la forma en que interactuamos con los vehículos”, explicó Ian Cartabiano, presidente de ED2.

“El proyecto lunar llegó en el momento oportuno, en mitad del desarrollo del LF-30, y el equipo tuvo la oportunidad de soñar a lo grande y de aplicar parte del lenguaje de diseño del interior del LF-30 a las propuestas de vehículos lunares”.

Zero Gravity es un vehículo monoplaza que se conduce como una motocicleta, pero que se vale de la levitación magnética para desplazarse por encima del suelo; una tecnología ya utilizada por Lexus en el mundo real para su singular proyecto de monopatín volador. Puede que sea una máquina futurista, pero se controla mediante el mismo tipo de comunicación directa que se da entre un jinete y su caballo; un nuevo concepto de Lexus denominado Tazuna –que en japonés significa riendas–. El resultado es que el usuario tiene la sensación real de conexión con la máquina, lo cual hace que cada trayecto lunar sea más placentero.

PROTOTIPOS DE DISEÑO LUNAR DE LEXUS

ZERO GRAVITY, DE KARL DUJARDIN

El futuro de Lexus se encarna en el diseño de Zero Gravity, que reinterpreta la característica forma de doble punta de flecha de Lexus como una arquitectura tridimensional. Las aristas y bordes angulosos se transforman en superficies curvadas y fluidas para crear una sensación de misterio en el lenguaje de diseño. El formato similar al de una motocicleta hace posible una fuerte conexión entre el vehículo y el conductor/piloto, con un control y una respuesta más directos, a partir de la interacción entre el humano y la máquina. El conductor mantiene un control total mientras se desliza suavemente sobre la accidentada e inhóspita superficie lunar, a velocidades previstas de hasta 500 km/h.

LEXUS COSMOS, DE JEAN-BAPTISTE HENRY

Lexus Cosmos es un prototipo de transporte diseñado para viajar, tanto por el espacio como sobre la superficie lunar. Tiene una forma totalmente modelada en cristal, que hace las veces de gran observatorio y de medio de exploración del fenómeno de la baja gravedad. Con una cabina posterior que enfatiza la sensación de conducción y una parte delantera dedicada a la contemplación, el prototipo fue diseñado para crear una nueva y exclusiva experiencia de lujo para el futuro.

BOUNCING MOON ROLLER, DE JULIEN MARIE

El Bouncing Moon Roller –rueda lunar rebotadora– está protegido por una burbuja flexible hecha a partir de nanotubos de grafeno. Gracias a esta estructura, el vehículo puede saltar y rodar con cualquier ángulo por una amplia variedad de terrenos. La cabina y las baterías comparten espacio en una celda giroscópica, mientras que un estabilizador similar a una rueda crea una sensación de diversión protegida.

LEXUS LUNAR CRUISER, DE KEISUKE MATSUNO

El Lunar Cruiser –crucero lunar–es un vehículo lunar polivalente para su uso por tierra y por aire. Sus grandes neumáticos ofrecen una marcha cómoda, incluso por terrenos irregulares. Además, las ruedas pueden plegarse 90 grados hacia fuera, de modo que el vehículo puede volar como un dron y dar al conductor la libertad de explorar tanto la superficie como el cielo de la Luna. La forma orgánica de la cabina presenta un diseño singular que recuerda a un “movimiento de doble punta de flecha 3D”, y da lugar a una visión despejada, un interior confortable y una imagen emblemática.

LEXUS LUNAR MISSION, DE YUNG PRESCIUTTI

El Lunar Mission –misión lunar– está diseñado para poder volar a la Luna, y luego caminar sobre ella. El diseño del fuselaje integra una forma lateral líquida que puede reflejar el universo durante el vuelo. Las alas integran la característica forma de doble punta de flecha en el emblema de Lexus, para dar forma a la geometría principal del vehículo.

LEXUS MOON RACER, DE YUNG PRESCIUTTI

El Moon Racer –corredor lunar– es un vehículo recreativo unipersonal diseñado para afrontar los distintos picos existentes en la superficie lunar y para que el usuario pueda disfrutar de los efectos de la baja gravedad, saltando, escalando, acelerando y descubriendo todo el satélite. La sensación de libertad se intensifica gracias a una burbuja de cristal gigante que envuelve al conductor.

LEXUS LUNAR, DE YUNG PRESCIUTTI

Lexus Lunar es un vehículo de gran escala diseñado para una exploración lunar segura. Se divide en dos partes: la inferior consta de una plataforma con seis resistentes ruedas, que otorgan al vehículo la libertad de llegar allá donde el conductor quiera; en la parte superior se encuentra la zona habitable. Las dos secciones que componen el vehículo se pueden dividir, separando la sección superior para poder fundar una colonia lunar.