Saltar al contenido

Así es la fabricación del CUPRA e-RACER

El CUPRA e-Racer esta equipado con una batería con 6.072 pilas y cuatro motores.

El nuevo CUPRA e-Racer es capaz de hacer el 0-100 km/h en tan solo 3.2 segundos, cuenta con una velocidad máxima superior a los 270 km/h y su motor puede trabajar por encima de las 12.000 revoluciones por minuto. Se trata de un modelo eléctrico diseñado para la competición.

Su batería pesa 450 kilos y es equivalente a 9.000 teléfonos móviles conectados al mismo. Uno de los mayores retos ha sido colocar la batería, así lo afirma Xavier Serra, director técnico de este proyecto. Es tan grande y pesada, que su volumen ha tenido que repartirse por toda la parte inferior del coche para preservar su equilibrio y funcionalidad.

 




 

El CUPRA e-Racer es movido por 4 motores situados en la parte posterior, que hacen que “el CUPRA e-Racer alcanza las 12.000 revoluciones, frente a las 6.500 de un vehículo de competición de gasolina y todo con una sola marcha”, confirma Serra.

Otro de los aspectos importantes que se ha tenido en cuenta, es la importancia de una buena aerodinámica y este ha sido uno de sus objetivos principales. Por ese motivo, los retrovisores han sido substituidos por mini cámaras, para que “el coche tenga más dinamismo”, añade Serra. El conductor visualiza todo lo que sucede a su alrededor en una gran pantalla integrada en el salpicadero.

En conjunto, se trata de un coche altamente tecnológico, con una gran aceleración.