Saltar al contenido

Cómo utilizar el coche en esta fase de la desescalada

La fase 0 de la desescalada del confinamiento por el coronavirus introduce cambios en la manera de utilizar los vehículos

Nos encontramos en la fase inicial de desescalada al confinamiento al que la población hemos sido sometidos debido al alto ratio de contagio de este virus. Esto implica que, a pesar de poder utilizar el coche en situaciones específicas, sigue siendo importante mantener una serie de precauciones para evitar, en el peor de los casos, un rebrote y el consecuente aumento de contagios de manera masiva.

El cambio más importante es el hecho de poder circular ocupando dos personas una misma fila de asientos, a diferencia de las medidas en confinamiento puro y duro, que solo lo podía hacer una persona por cada fila de asientos. Sin embargo, se hace obligatorio el uso de mascarilla por los usuarios del vehículo.

De esta manera, en los vehículos convencionales podrán viajar un máximo de cuatro personas, hasta un total de seis personas en los coches provistos de 9 plazas. En furgonetas y vehículos mixtos que solo cuenten con una fila de asientos, solo podrán viajar dos personas. En caso de circular sin acompañantes, no será obligatorio el uso de mascarilla. Así lo refleja la última actualización del BOE que insiste en mantener la máxima distancia posible entre los ocupantes del vehículo.

La fase 0 de la desescalada del confinamiento por el coronavirus introduce cambios en la manera de utilizar los vehículos

Mascarillas y transporte público

En cuanto a la obligatoriedad de las mascarillas, se hace extensible a los transportes públicos tales como el bus, metro, tranvía o tren, en los que se hace necesario el uso de mascarilla aun habiendo limitado el aforo en estos medios de transporte, que será del 50%. Otras recomendaciones para el servicio de transportes públicos durante esta fase de desescalada, es la de ocupar los asientos dejando una plaza libre entre pasajero y pasajero y la de mantener la distancia de 1-2 metros en caso de viajar de pie. También serán obligatorias para conductores y usuarios de taxis, VTC o microbuses.

Durante esta fase de la desescalada, seguimos estando limitados en cuanto a movilidad ya que siguen activas las excepciones para utilizar el coche: ir a trabajar, a hacer la compra, acudir a un centro sanitario, repostar combustible o asistir a personas dependientes, y poco más. Como novedad, se permite el uso del coche para ir a locales con cita previa y a restaurantes para recoger comida.

Sin embargo, en esta nueva orden TMA/384/2020, del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, no especifica si los ocupantes de los vehículos deban pertenecer al mismo núcleo familiar ni residir en el mismo hogar, lo que da pie al uso profesional de vehículos. Medida que beneficiará a muchos de los trabajadores que ya se reincorporan a sus puestos de trabajo y por ende, a las empresas y PYME que en las que el uso del vehículo sea imprescindible.