Saltar al contenido

"C’etait un rendez vous" mitos y leyendas del icónico film de Claude Lelouch

C'etait un rendez vous

«C’etait un rendez vous» vídeo de 1978 en el que un piloto de Formula 1 recorre ilegalmente las calles de París al volante de un Ferrari 275 GTB a mas de 240 km/h

«C’etait un rendez vous» se ha convertido con el paso de los años en un film de culto para los amantes del automovilismo. Se van a cumplir 39 años desde que a Claude Lelouch, oscarizado cineasta francés, se le ocurrió la magnifica idea de rodar un cortometraje con una cámara giroscópica sujeta al parachoques delantero de un coche y recorrer con él a toda velocidad el centro de París.

 Leyenda urbana

La leyenda cuenta que Lelouch adaptó una cámara giroscópicamente estabilizada a un Ferrari 275 GTB e invitó a un piloto de Fórmula 1 para hacer un trayecto por el centro de París. Lelouch no solicitó permiso alguno para cortar ninguna calle en el peligroso trayecto de 8 minutos de duración y en el que se alcanzaron velocidades punta de mas de 240 Km/h. Cuando mostró la película en público, Claude Lelouch fue detenido y la película fue prohibida. La leyenda urbana dice que el hombre elegido habría sido o René Arnoux o Jean-Pierre Jarier pero el nombre real nunca fue rebelado por el cineasta francés.

 Las imágenes

Lo que en el vídeo se ve es como el trazado iba a transcurrir desde la salida del túnel en el «Boulevard Périphérique» a la altura de «Porte Dauphine» hasta la famosa basílica del «Sacre coeur». El film, de ocho minutos de duración, fue rodado en las primeras horas de una mañana de domingo en agosto de 1978 (sobre las 05:30 horas) cuando todo París estaba de vacaciones y los pocos que quedaban en la ciudad no habían abierto los ojos aun. Todo transcurre a bordo de un coche que en ningún momento se llega a ver a altas revoluciones que sale desde la «Périphérique» deslizándose hacia la avenida Foch. Lugares conocidos como el Arco del Triunfo, los Campos Elíseos, la Ópera Garnier y la Place de la Concorde con su obelisco son recorridos a gran velocidad. Los peatones pasan, las palomas en las calles vuelan asustadas al paso del automóvil, los semáforos en rojo se ignoran, las calles se conducen en sentido contrario, las líneas continuas se cruzan, el coche zigzaguea en el pavimento para evitar un camión de basura. El bólido nunca se ve, la cámara parece estar unida debajo del parachoques delantero (a juzgar por las posiciones relativas de otros coches y la imagen final cuando el coche está aparcado frente a una acera en Montmartre, con la famosa Basílica del Sacré-Coeur detrás, y fuera de angulo). En ese momento el piloto sale y abraza a una joven rubia mientras suenan las campanas de la basílica, con el famoso telón de fondo de París.

 El vídeo original

La realidad

Como en otros muchos casos, el tiempo transcurrido y al falta de información, han envuelto con un halo de misticismo el vídeo original. La realidad es que nunca hubo un piloto de Formula 1, fue el propio Claude Lelouch el conductor y tampoco fue un Ferrari 275 GTB si no un Mercedes-Benz 450 SEL 6.9. La elección de una berlina de Mercedes-Benz en vez de un deportivo se debía a la suspensión autonivelante hidroneumática, que hacía de improvisado estabilizador para mostrar una imagen más fluida. Por aquellos tiempos no existían las sofisticadas cámaras on-board de tipo GoPro que cualquiera podemos adquirir en una tienda de electrónica a precios populares. Desde el mismo coche y utilizando un control remoto, junto con Lelouch viajaban otros dos pasajeros en el momento del rodaje, un operador de cámara y su acompañante se encargaban de regular la apertura del diafragma para adaptarlo a la luz de cada calle y cada tramo. 

C'etait un rendez vous

 Para la grabación se montó una estructura especial improvisada sobre el parachoques delantero del Mercedes 450 SEL 6.9. Este modelo, que podía alcanzar una velocidad máxima de 235 km/h , sólo estaba disponible con una transmisión automática de tres velocidades, pero en el vídeo se pueden oír los cambios de marcha hasta la quinta y como las revoluciones de un motor de alta gama indican velocidades probables de más de 200 km/h. (Cálculos realizados por varios grupos independientes mostraron que el coche nunca superó los 140 km/h). El propio Lelouch afirmó en un principio que la velocidad máxima alcanzada estaba entre 230 y 240 km/h pero durante un documental de «making of» confeso que la banda sonora fue doblada con el sonido del Ferrari 275GTB propiedad del mismo cineasta. En el trazado elegido había dos personas que debían esperar a Lelouch. En primer lugar estaba Élie Chouraqui, su primer asistente, que se colocó con un walkie-talkie en la Rue de Rivoli, detrás del arco que salía de los jardines del palacio del Louvre, su labor era la de ayudar al conductor en el único arco ciego; sin embargo, Lelouch ha reveló posteriormente que las radios fallaron, y si Chouraqui había intentado advertirle del paso de algún peatón el mensaje no habría sido recibido. De todos modos, el semáforo en ese cruce se puso verde. La otra persona que supo de su llegada fue la novia de Lelouch Gunilla Friden, le había dicho que llegaría en diez minutos al Sacré-Cœur y le pidió que apareciera a su llegada.

Fuentes:

Wikipedia

Spirit Level Film