Saltar al contenido

¡Atención! Los coches autónomos podrán multar a otros conductores

En un futuro más próximo de lo que creemos todos, los coches autónomos serán capaces de multar a otros conductores.

Aunque no nos guste la idea, el coche autónomo cada vez esta más cerca y ello va a conllevar muchos cambios. Estos últimos años, hemos visto como avanza la tecnología a pasos de gigante y la DGT ha sabido aplicarlo para controlar el trafico y multarnos. Radares fijos, radares móviles, los temidos Pegasus, avionetas, su ultima incorporación, las motocicletas con radares portátiles y en un futuro, los coches autónomos.

Hace escasos días, Ford ha patentado una nueva tecnología que permitirá a los coches autónomos poder multar y controlar el trafico. De esta manera, el coche patrulla del futuro, será un coche autónomo, capaz de dar caza a los infractores, controlar la velocidad y emitir multas cuando se comenta una infracción de trafico.




Con la tecnología que equipan los coches conectados ya existentes, que comparten información entre sí, los coche patrulla también podrían recibir avisos y datos de otros vehículos, del trafico y las cámaras de vigilancia. Creando así una una red inteligente de control de tráfico, capaz de controlar el trafico en tiempo real con la que se podría evaluar el estado de las carreteras y evitar posibles accidentes o en caso de ocurrir un accidente, emitir una respuesta más rápida por parte de los servicios de emergencia.

coche-autonomo-multar-adictos-a-la-gasolina

En el momento de patentar esta tecnología, fuentes de Ford Estados Unidos comentaron que «las tareas rutinarias de la policía, como emitir multas por exceso de velocidad o no detenerse en una señal de stop, pueden automatizarse para que los agentes de policía puedan realizar tareas más importantes que no pueden automatizarse y que requieren la intervención humana«

Por si todo esto no fuese suficiente, los coches patrulla también estarán dotados de inteligencia artificial, la cual les permitirá distinguir puntos estratégicos en los que puedan esconderse para pillar in fraganti a los conductores.